jueves, 28 de junio de 2012

Excusas

Las uñas de mis manos son como pequeños espejos en los que se refleja mi rostro y cuando me las corto con las tijeras, corto también mi pelo. El otro día apuré demasiado y me pinché la frente. Asustado, opté entonces por comerme las uñas, pero esto se fue convirtiendo en algo compulsivo y al poco tiempo me quedé calvo.




miércoles, 27 de junio de 2012

Apariencias

No era más malo que yo; sin embargo, todos suponían que era él el diablo. Puede que fuese por sus alas de murciélago, sus cuernos y su cola.



Serie Arcanos


domingo, 24 de junio de 2012

Vendaval de microrrelatos 2012

En el Vendaval he participado con este microrrelato...


OPTIMISTAS

“Algunos —como yo— dan bandazos por la vida golpeándose en cada esquina y aun así se rehacen sin chistar”. En eso iba pensando cuando una joven cayó sobre mí desde lo alto de un balcón y me abrazó con todo el peso de su cuerpo. Nuestras bocas ensangrentadas se unieron en un beso mortal. Nos miramos. Pude entrever la luz de una sonrisa en sus ojos combativos. No había duda, ella era de las mías


y con esta ilustración:


Aquí podéis disfrutar de todos los micros, fotos, ilustraciones y vídeos que se fueron publicando.


jueves, 21 de junio de 2012

Decadencia del lobo feroz

La risa un poco ronca y una barba que siempre pincha. Las manos prestas y sin tiento. Las piernas, flojas y velludas. La boca jadeante, incapaz de esconder la lengua cuando se agita. Los ojos perdidos, distantes, como si anhelasen traspasar mi cuerpo desnudo, la casita que construimos años atrás en el bosque y el escarpado camino que lleva hasta el sendero más corto, ese que nunca tomó por quedarse conmigo. 



La foto es obra de Earthquakeboy.


Dedicado a Mar Horno.

miércoles, 20 de junio de 2012

Nocturno


Eran las dos de la mañana. Casi sin mirar bajó los diez pisos que lo separaban de la calle, contando peldaños como si fueran ovejas. Era un lujo vivir en Corrientes y Callao, allí donde librerías, cines y teatros estaban siempre abiertos, para regocijo de sonámbulos e insomnes. Se compró un par de libros usados y  continuó caminando hasta la Plaza de la República. Allí se sentó a leer bajo la luz de una farola. Despertó unas horas más tarde. Azorado se miró las pintas: pijama a cuadros y pantuflas. Respiró aliviado. El obelisco y la luna eran sus únicos testigos.



La consigna era finalizar el texto con esta frase: "Respiró aliviado. El obelisco y la luna eran sus únicos testigos".

Este micro participa en los juegos previos al Vendaval de Microrrelatos
previsto para este domingo 24 de junio.

Este año es organizado desde Argentina por Triple C

Pinchad aquí para obtener más información.

Podéis participar mandando microrrelatos, ilustraciones, fotos, vídeos...

Vendaval de microrrelatos 2012


lunes, 18 de junio de 2012

Las gemelas

Pensando únicamente en una de ellas me levanto una mañana y a la siguiente me encuentro, enardecido, deseando a la otra. Así paso mis días, vacilando entre dos aguas, aunque aún no he podido sumergirme en ninguna. Amo a ambas por igual, pero más sus diferencias. Alba me dice que no cuando me mira a los ojos; Aurora simplemente me niega la mirada. 


Este texto ha participado en la XII quincena del 
Concurso Minificciones en Cadena Triple C 

La frase de inicio debía ser: "Pensando únicamente en una de ellas."


Imagen diseño exclusivo by Aurora Ruá.
¡Gracias Aurora por esta ilustración fantástica!


sábado, 16 de junio de 2012

Ilustración para "Selección natural" de Xavier Blanco

Ayer, 15 de junio, los amigos de La Esfera Cultural han publicado el microrrelato


acompañado de esta ilustración:



Aquí podéis leer todos los maravillosos relatos de Xavier de su serie: Sueños de Circo.
Y este es su blog: Caleidoscopio.


viernes, 15 de junio de 2012

Concurso Microrrelatos "Kukinos, un mundo mejor".

La entrada de hoy es para dar a conocer un Concurso de Microrrelatos 
que pretende promocionar una iniciativa solidaria.

El tema: reflejar historias en las que los protagonistas hagan del mundo un lugar mejor.


Con este micro -que algunos ya conocéis- he participado:

EL OTRO EFECTO MARIPOSA

La mariposa sentía una inmensa responsabilidad: creía que nada ocurría al otro lado del mundo si ella no movía sus alas; así que aleteaba frenéticamente, con ímpetu e ilusión. Un día sintió la necesidad de ver con sus propios ojos los cambios que producía su esfuerzo y levantó vuelo. A medida que se dirigía hacia el sur se fue encontrando con tierras más cálidas, más sedientas, más hambrientas y desfavorecidas. Su lejano aleteo parecía haber sido inútil. Derrumbada y triste se posó sobre una raquítica rama y lloró. — ¡Para qué seguir intentándolo! —sentenció abatida, y aquietó sus alas. Cuando cabizbaja miró al suelo y reparó en cómo trabajaban las hormigas, comprendió que su solitario aleteo había sido insuficiente. Entonces regresó a su hogar, dispuesta a convencer a las demás mariposas de que debían batir sus alas todas juntas y al unísono para provocar un gran cambio.  


 Mi mariposa-cometa solidaria :-)


Los auspiciantes son: 
y

Las bases las encontraréis aquí:  Concurso Microrrelatos "Kukinos, un mundo un poco mejor"
Y la información sobre la interesante labor que realiza Kukinos en Bali podéis leerla aquí:


¡Os espera un premio fantástico para navegar por los aires! 

miércoles, 13 de junio de 2012

Gran Reserva

Todos sujetaban ansiosos sus copas. Descorché la botella y de ella emergió — además del característico aroma arbolado y dulzón— un inmenso gusano de repugnante aspecto. La beoda mirada de sus ojos tintos me hizo retroceder de un salto hasta la puerta del restaurante, recular hasta la tienda de vinos y desde allí a la bodega Palacete de Ínsula hace más de medio siglo, justo en el instante en que una lombriz desaparecía dentro de la botella de cristal verdoso.


lunes, 11 de junio de 2012

Sabiduría popular

—Nadie me ayuda aunque madrugue… —se lamentó el joven campesino ante su campo aún sin arar.
—Vamos, hombre, no te quejes —lo animó un viejo aldeano que pasaba por allí—; hoy ha amanecido más temprano. 




Este microrrelato participa en el Juego del mes de Junio 

con el tema: Refranes. 

Podéis verlo publicado aquí.


La imagen pertenece 
al juego de junio.


domingo, 10 de junio de 2012

Un mal trato

Con nuestro mecánico de confianza hicimos un pacto: nos reparaba gratis el coche si atropellábamos antes a quién él dispusiera. Al principio solo implicaba pasarle por encima al perro del vecino o el gato de su suegra, y en un par de horas nos dejaba el automóvil como nuevo. Sin embargo, pasado un tiempo, ya no estuvimos tan conformes con el acuerdo. ¡Era inadmisible lo que nos pedía!  Pretendía que arrollásemos a su socio, a su novia, al inspector de Hacienda… y que luego llevásemos el coche a arreglar a otro taller.


Esta foto tan “realista” es un montaje fotográfico realizado 
con la inestimable ayuda de mi pequeño Daniel y uno de sus coches de juguete.



miércoles, 6 de junio de 2012

Des-ayuno

Se llevó a la boca el roído panecillo pero no pudo morderlo: era una piedra. Comprendió cuánto pesaba el hambre. Terminó su café y salió a la calle. Caminar aligeraba el estómago.





domingo, 3 de junio de 2012

Invasión

No trabajó ni la mitad que la noche anterior. Siempre solía burlar el toque de queda escabulléndose por las callejuelas vacías, buscando algún resto de comida para alimentarse y vender a los demás; sin embargo ese atardecer, cuando sonaron las alarmas, una nave patrulla le seguía el rastro. Corrió hasta un refugio cercano y entró a empellones, aprovechando los huecos que dejaban los cuerpos enflaquecidos de la gente. Se sentó en el suelo, en el rincón más apartado, y esperó. Una mujer rubia que acunaba una muñeca desmembrada le recordó a su madre, cinco años atrás, después de que una nave recolectora se llevase a su hermana recién nacida. Ya apenas quedaba un tercio de la población y todos parecían haber perdido por ello la cordura, pero él aún se sentía capaz de atisbar la realidad. Eran los abducidos los afortunados. 

Este microrrelato ha participado
en la XI quincena del
Concurso Minificciones en Cadena Triple C.







Hoy también podéis leerme aquí,



viernes, 1 de junio de 2012

La Gran Revelación

Él se sentó sobre mí. Como me hallaba en un vasto desierto y no tenía patas, me creí una piedra. Cuando él se incorporó, tras descansar un rato, y sacudió con sus manos la fina arena que me envolvía, descubrí con asombro que yo era un cofre. Entonces, al ver sus denodados intentos por abrirme, comprendí que lo valioso se encontraba en mi interior, y que allí escondía un tesoro.




Este microrrelato ha participado en el
I Concurso de Microrrelatos "Pluma, tinta y papel"
organizado por Diversidad Literaria,
y ha sido seleccionado, junto a otros micros participantes, 
para su publicación en papel.