jueves, 28 de febrero de 2013

Pez

Juan Luis López Anaya, del blog: Ilustraciones para un loco, 
ha tenido la gentileza de ilustrarme estas rimas que escribí hace unos años. 


Sólo me veo a mí y a mi dolor
sin mirar alrededor.
Cuanto espacio vacío sin explorar
cuanta vida sin usar.

Si las palabras que uso
me definen hoy
diría que simplemente
un pez que en la pecera estoy.

Cuanto espacio vacío sin explorar
cuanta vida sin usar.
El mar es tan grande
y yo tan pequeño...

y a la vez inmenso
dentro de esta bola de cristal
que predice un futuro
todos los días igual.

“Hasta aquí hemos llegado”
me dice un pez amigo.
Salta, tírate al río
no te des por vencido.

Dando tumbos llegarás
al mar más embravecido;
pero no desistirás,
yo estaré aquí contigo.

No importa a dónde fuimos
ni lo que hicimos
al final todos llegamos
al mismo mar del que surgimos;

mas siempre es mejor
llegar de la mano de un amigo,
rompiendo peceras juntos
nadando escarpados ríos,

viviendo cada momento
explorando espacios vacíos,
el mar parece pequeño
yendo de tu mano, amigo.


viernes, 22 de febrero de 2013

Para siempre

Desde la habitación de su hermanita se podía ver el sol. La suya, en cambio tenía las ventanas tabicadas y en esa oscuridad debía esperar a que acabase el día. Entonces sus padres le abrían la puerta y lo alimentaban. Después él los observaba cenar: sus semblantes pálidos recobraban lentamente el color y la fuerza. Era en ese momento cuando comenzaban a reñir. Su padre le reprochaba a su madre haber llamado a aquel vampiro: “Le ha robado a nuestro hijo la luz” le decía. Ella, observando la habitación dolorosamente vacía de su pequeña, le refutaba: “No, le ha regalado la eternidad”.


jueves, 21 de febrero de 2013

Revés

Este microrrelato participa en el I Concurso de Relato Breve "El dios tecnología" 

Arturo lleva treinta días compartiendo el sofá con el abuelo. Y todavía le faltan otros diez para que le quiten la escayola. La rabia por su obligada inactividad la descarga con todo tipo de videojuegos bélicos. El viejo, mientras tanto, pasa las horas hundido entre cojines y recuerdos de antiguas batallas, que ahora se le antojan tan cercanas que lanza con su bastón un mandoble. Arturo lo ataja enseguida con el rascador, gracias a sus entrenados reflejos. El abuelo se incorpora con gesto artrítico y carga de nuevo contra él, pero el joven consigue pararlo con la bandeja de los sándwiches a modo de adarga. Ahora es Arturo quien, haciendo equilibrio sobre su pierna sana, lanza un revés con el rascador. El anciano intenta detenerlo con su bastón pero trastabilla y cae sobre el sofá. Aprovecha para echarse la siesta. Parece que Arturo también va dar una cabezadita, pero no, vuelve a coger los mandos de la consola. 



Para que este cuento pueda ser valorado por el Jurado, 
primero tiene que estar entre los 25 más votados por el público. ¿Me ayudáis?

Si os ha gustado, podéis votarlo aquí.

No lo sabía, por lo visto hay que registrarse para poder votar.

Y aprovechad también para leer el resto de relatos participantes, que son muy buenos. 



lunes, 18 de febrero de 2013

Dicotomía

Un día me propongo disfrutar de la vida, y al otro me da por acabar con todo lanzándome desde el puente. “Nunca se sabe lo que pasará por esa cabecita” me dice mi psiquiatra mientras me atusa el pelo con la mano. No entiende que desde que estoy aquí encerrada no puedo hacer ni lo uno ni lo otro.


Ilustración de Laura Garrido para
el mes de enero en el concurso 
"Minificciones a partir de una Imagen"
 convocado por Triple C (Cofradía del cuento corto)



viernes, 15 de febrero de 2013

Después del fin


El leve crujir de la viga de la que cuelga su padre le hace rechinar los dientes y erizar la piel. Desde que se despertó no ha cesado de mirarlo, apoyado en los barrotes de la cuna. Debería haber previsto que el autor lo dejaría huérfano y solo al final del cuento. Ahora ya no hay nada que pueda hacer. Continuará atrapado en esa última escena, aguardando para siempre la ayuda que el lector supone que de un momento a otro llegará. 








(basado en el micro ganador de ReC de la semana pasada)

jueves, 14 de febrero de 2013

Dibujo mudo...

 busca nota al pie.

Podéis dejarla como comentario.

(yo las iré publicando debajo del dibujo)


¡Feliz día del amor!


Él ya está enamorado, sólo le falta de quién estarlo. Amigo mortal

La pompa de chicle cargada de besos la engulló. Juan Luis López

Ella nunca cerraba los ojos al besarlo. Montse Aguilera


Sus besos no se marchitaban nunca. Rosa Martínez  


No sé si tú eres gato 
y yo soy pájaro
o si yo soy pájaro
y tú gato.
Con nuestros corazones
sólo podemos hacer malabarismos. Elisa 


Cada vez que nos besamos 
te nombro, lo escribo, 
para que no se olvide. Cabopá


Sólo atravesando las espinas descubrió su corazón. Verónica

El beso le infundió su savia, los ojitos le hicieron chiribitas, escuchó música y bailó hasta quedar henchida de gozo. La casa encendida

Besar tus pétalos, acercando nuestros cuerpos, 
es como enmascarar el dolor de nuestras espinas. Laura

Ojos. Dedos. Manos enredadas, perdidas por tu cuerpo. Boca suave como pétalos de rosa. Besos. No sé dónde termino yo y dónde empiezas tú. Yolanda

Osé, besé...; es arte, ron y sal; oí olas y no retrasé ese beso. María José Abia


Caminé entre rosas frescas. Subí a lo más alto del cielo. Me paseé por tus pétalos hasta sentirme tu fragancia. Francisco Marcos Roldán.





miércoles, 13 de febrero de 2013

Reflejo permanente


Los pequeños golpecitos se sucedían una y otra vez. Con cada sutil pinchazo podía sentir la tinta surcando su piel, tatuando ese rostro extraño sobre el suyo. Se despertó en el suelo del baño. Su cara estaba tan ensangrentada y rota como el espejo que la había dibujado.



Microrrelato publicado aquí, en Esta noche te cuentofuera de concurso. El tema del mes es: El retrato.




domingo, 10 de febrero de 2013

A plena luz

Éste ha sido uno de los relatos ganadores
del mes de enero en el concurso esta noche te cuento

Este año, los temas mensuales en el certamen son un homenaje a referentes de la literatura. 
En el mes de enero, el tema era: Cuando despertó... (en homenaje a Augusto Monterroso).



Alba abrió los ojos. Una apacible claridad inundaba la habitación. Se levantó y observó en derredor. ¡Al fin podía verlo a plena luz! El temido monstruo, entonces, era real. Aunque así dormido debajo de su cama, con ese enorme y espantoso cuerpo arrebujado entre juguetes y peluches, ya no daba tanto miedo. Es más, incluso inspiraba un poquito de ternura. Alba se marchó con una sonrisa.
Al llegar la noche, cuando el monstruo despertó, descubrió con pesar que la niña enferma de la que tanto se había encariñado, ya no estaba allí. 

Imagen del concurso


Aquí podéis leer todos los relatos finalistas y mencionados.
Hay grandes amigos entre sus autores. 

viernes, 8 de febrero de 2013

El disfraz

Este texto participó ayer en el Vendaval de Microrrelatos Carnavalescos,
organizado por la Escuela de Fantasía.

Carlos llegó en febrero a Las Palmas en viaje de negocios. Lo primero que hizo cuando entró a la habitación del hotel fue soltar su maleta, que pesaba más de lo que recordaba. Estaba tan llena que, al abrirla, las ropas saltaron desperdigándose sobre la cama. Faldas, sujetadores y vestidos anunciaban la fatal confusión. Después de lanzar improperios y de dar vueltas por la habitación, contrariado, sin saber qué hacer, salió a la terraza a tomar el aire. Por la calle desfilaban músicos, bailarines, comparsas fastuosas y los más coloridos disfraces. Miró nuevamente la maleta rebosante de prendas de mujer, y se le ocurrió una brillante idea.



jueves, 7 de febrero de 2013

La niñera

Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel, pero yo sé la verdad: ¡este crío es un demonio! No porque me arranque el pelo cuando lo cojo en brazos ni porque tire los juguetes a mis pies para que me caiga. Tampoco porque me mee siempre en los ojos cuando le cambio los pañales ni porque unte con los dedos las paredes de caca. No. Lo digo por esas dos protuberancias que le crecen en la frente, y por su larga cola roja.   

lunes, 4 de febrero de 2013

Asesino en serie

“Habrá que cortarlo en trocitos” se dijo al intentar embutir aquel voluminoso cuerpo en una maleta. Se disponía a proceder, serrucho en mano, cuando oyó golpes. Mientras corría la cortina de la bañera donde reposaba fláccidamente el cadáver pensó que sólo habían pasado cinco minutos desde que le dieran el encargo, y que era imposible cumplirlo en tan poco tiempo. Se encaminó temeroso hacia la puerta. Al abrir entró el asesino, que no dudó en dispararle al comprobar que no había acabado el trabajo. Lo acompañaba un nuevo ayudante. Éste debía deshacerse rápidamente de esos dos cuerpos si no quería ser el tercero.


sábado, 2 de febrero de 2013

Revista Periplo XIX: Los entramados del temor.

Participo en este nuevo número de la Revista Periplo con un microrrelato. 
Lo encontraréis en la página 43, bellamente ilustrado por Jenny Castellanos.




También podéis leer la revista pinchando aquí.

Escapatoria

El columpio se movía solo aun cuando la brisa estaba ausente. Arriba, abajo; arriba, abajo; arriba, abajo. Ese chirrido de hierros oxidados me erizaba la piel. También a las hiedras se las veía inquietas, lo digo por el modo en que se aferraban al muro del patio y se elevaban, retorcidas, intentando saltar al otro lado. Me arrimé al enano de piedra pero no me inspiró nada bueno, quizás por ese grotesco mohín en su sonrisa cincelada. Corrí hasta el viejo banco de madera y me senté. Bajo la pérgola se acentuaba aquella tenebrosa sombra que oscurecía el parque. Todo era tan yermo y gris… No había flores, salvo una rosa roja y brillante que me inventé para que luciera en mi pelo.



viernes, 1 de febrero de 2013