miércoles, 27 de marzo de 2013

Buenos días

“Al mal tiempo hay que ponerle buena cara”, se dijo esa mañana frente al espejo esforzando un mohín de alegría. Y al salir a la calle su optimismo incierto enseguida se tornó real cuando comenzó a toparse con otras tantas voluntariosas sonrisas.




domingo, 24 de marzo de 2013

Libertad

Esa tarde, al salir de la oficina, Ramiro se encontraba más abatido y tenso que de costumbre, así que decidió volver a casa dando un paseo, callejeando despacio por el barrio viejo de la ciudad. Mientras arrastraba con desgana los pies pensaba en todas esas ilusiones aplacadas con los años, en aquellos anhelos antiguos que las rutinas se habían encargado de domesticar. Como su loca obsesión por volar como los pájaros. Por eso, cuando pasó delante del taller de tatuajes y vio unas extrañas alas tribales que parecían llamarlo desde el escaparate, no dudó en tatuárselas en la espalda, albergando el sueño de que en algún momento se desplegaran. Y así sucedió. Esa misma noche la tinta negra comenzó a emerger de la piel tirante e hinchada hasta cobrar volumen, mientras su dorso crujía y sus omóplatos se crispaban en bruscos espasmos. Debatiéndose entre el dolor y el éxtasis corrió hasta la hondonada para abrir sus brazos al cielo. Entonces, en un último impulso, las alas se desprendieron del cuerpo en el que estaban atrapadas y salieron volando. 

sábado, 23 de marzo de 2013

El precio

Era una tormenta perfecta. Olas gigantescas arreciaban la embarcación, que se hundía sin remedio. El capitán se aferró al timón con fuerza y, mirando implorante hacia las alturas, formuló un deseo. El barco izó las velas y comenzó a volar al tiempo que un avión se estrellaba en el agua.  



jueves, 21 de marzo de 2013

Desahucio

Como absorbido por un intenso remolino, el hombre gira y gira en espiral por el pequeño salón chocándose primero con las paredes, luego con las esquinas de los muebles, con los cactus decorativos de interior, con los brazos del sofá, con la mesita baja de cristal que se le hinca en las rodillas y con el gato que retoza en la alfombra, hasta que desaparece tragado por el turbio agujero formado en el suelo, en el centro de la estancia. Al parecer hace tiempo que no está al corriente en los pagos y el Infrabanco ha procedido a su desalojo. 


Iniciativa organizada por: 




miércoles, 20 de marzo de 2013

La vecina inaccesible


Como comprenderás, Mariela, los saltos por las cornisas pueden ser peligrosos. A veces —como ahora— me caigo y me descalabro. El hombro dislocado me lo encajo enseguida ¿ves?, pero nada puedo hacer si se me traba la rodilla, por eso voy cojeando. Por favor, no me dejes otra vez aquí afuera en el balcón. ¡Déjame entrar!

lunes, 18 de marzo de 2013

No digas que no

El hombre se acercó al puesto de comidas. Una vieja de mirada insana revolvía constantemente su guiso. Ese olor turbio e indefinido presagiaba un gatuperio de ingredientes, sin duda indigesto. Se disponía a seguir su camino cuando ella, esbozando una sonrisa desdentada, levantó el cucharón humeante ofreciéndole probar. Ante su negativa, la bruja extendió sus garras y lo introdujo en el guiso. Cucharón en mano preparó una sonrisa. Otro joven se acercaba.



Este microrrelato ya ha sido publicado este blog hace dos años. Hoy me apetecía reeditarlo.


domingo, 17 de marzo de 2013

"Paisaje con globos", acuarela de Daniel.


Esta acuarela es obra de Daniel, mi hijo de 5 años.
Es su primer trabajo en el taller de pintura que ha empezado este mes. 


jueves, 14 de marzo de 2013

Ley de vida


Y restos de lágrimas en las mejillas deshacen su maquillaje horadando surcos en su rostro, debilitando aún más su frágil entereza. Porque lo de ser payaso le viene grande, piensa él, como el traje multicolor que viste, robado del arcón de su padre; ese hombre que ahora yace casi extinto en la cama del hospital, y que una vez lo ayudó con risas a superar la leucemia. 




lunes, 11 de marzo de 2013

Despertar

Por la mañana me levanté rara. Y no lo digo sólo porque la piel se me caía a jirones y me olía el cuerpo a carne descompuesta, sino porque cuando llegué a la oficina, me pareció ver que todos eran zombis deambulando entre ordenadores y papeles.



jueves, 7 de marzo de 2013

Viaje al paraíso

Este año, los temas mensuales en el certamen esta noche te cuento son un homenaje a referentes de la literatura. En el mes de marzo, el tema es: 

2084 (en homenaje a George Orwell y a su libro: 1984)

Aquí podéis ver publicada mi aportación .

Viaje al paraíso


Elbert subía la escalinata de la nave con dificultad por culpa de las ropas que le dieron en producción, esas metalizadas con alerones en los pies que tanto disfrutaba ver en la tele, pero que ahora que era él el ganador del sorteo, le parecían terriblemente ridículas. Aun así no dejaba de saludar a la cámara cada dos pasos de su ascenso hacia la escotilla. Ya a puerta cerrada, el comandante, atusándose el bigote, lo conminó a introducirse sin dilación en la cápsula de transporte. Tras una gran sacudida que lo llevó a pegar manos y nariz sobre el cristal abombado, empezó a deshacerse, a transmutar su espiral de ADN en una sucesión de ceros y unos, hasta aparecer en un perfecto paraíso virtual de playas azul cian y cielos magenta. Allí estaban todos: la señora Wang, ganadora de la semana anterior, que lo recibió con una inclinación de cabeza; Irina, la rubia afortunada de febrero; el joven Bimala, que parecía tan asustado como cuando le dijeron que tenía que partir sin su madre… Elbert se unió a ellos llorando códigos binarios. 
En sus casas, los espectadores contemplaban con envidia el despegue de la nave rumbo al anhelado “Nuevo Mundo”.


Imagen parcial de la ilustración del mes,
realizada por Fernando Martínez.


lunes, 4 de marzo de 2013

Hiperbreves

Os dejo unos hiperbreves que acabo de encontrar en un archivo antiguo:


Nativo

La tormenta de arena formó una duna sobre mi cuerpo acurrucado como un feto de ojos cerrados y pegados. Indefenso aguardé clemencia hasta que un brazo jaló de mí hacia la superficie. Mi traje se había rasgado. Respiré mi muerte mientras recordaba que había llegado solo a Marte.



Escrúpulos

“Usted tiene demasiados escrúpulos para este trabajo” fue lo último que me increpó mi jefe antes de que lo arrastrase hasta los ventanales del rascacielos y lo dejase caer al vacío. “Ya ve usted que no” dije, sentándome en la silla de su despacho.
Viuda negra

Me refresco a la sombra de tu abrazo húmedo de mar. Me acaricias. Tú tal vez piensas en la miel, yo sólo en la luna;  testigo de tantos anillos enterrados en la arena.


Coral

Nada borra el tiempo mejor que aniquilar recuerdos, ni siquiera el olvido los mata. Por eso guardé nuestra historia en una gran caja de madera y la llevé conmigo en barco hasta los arrecifes de coral en que nos conocimos. Antes de lanzarla al mar le di un beso en la boca y cerré el ataúd.


Cuento

El cuento que no me contaste todavía resuena en mis ilusiones, lo tengo encuadernado, ilustrado de sonrisas plastificadas, fotos de los escasos fines de semana que pasamos juntos.  Mientras espero que me lo cuentes una noche de éstas, me hago a la idea de no poder contar contigo.



sábado, 2 de marzo de 2013

Nudo en la garganta

Hay una voz dentro de ti, callada y suave, que intenta ser escuchada. Te pregunta incansablemente lo que ya sabes pero no quieres admitir. A veces pierde la calma, harta de ser ignorada, y su grito rabioso retumba en todo tu ser. Entonces intentas emitir una respuesta que se atasca, muda y perpleja, sin llegar a salir. 
Así se forma ese nudo que te oprime la garganta hasta ahorcarte cuando mueves la silla, y quedas colgado en el aire. 





Este texto fue leído, junto a otros, por Ana Vidal en la sección "En pocas palabras" (destinada al microrrelato), que mantiene los viernes en el programa de radio "Soles en el Ocaso". 

El tema que se trataba esta semana era el final inesperado en el microrrelato.

Podéis oírlo aquí, desde el minuto 26: