jueves, 17 de mayo de 2012

Dibujo mudo...

busca una nota al pie.


Si os apetece, podéis dejarla como comentario. 


"El gigante salió del cuento para espantar a las hormigas obreras; habían decidido manifestarse ante tanta precariedad en el trabajo". Cabopá

Las rastreras comen sus plantas. Las voladoras aguijonean su piel. En su mano, un plástico inútil. Sergio Cossa


Llega la primavera, y ante el avance humano, el ejercito hormiguero comienza a enviar refuerzos aéreos. Miguelángel Flores


A ella le gustaba volar... pero no se lo permitían. 
¿Qué pediría después?, pensaba la directora del colegio. ¿Escribir? ¿Contar mentiras o cuentos?


-Todas en fila. ¡Vamos! Una, dos, tres... ¡Sherezade, Sherezade...! ¿Dónde se ha escondido esa hormiga voladora? Petra Acero


Pretendía exterminar todos los insectos de la Tierra con un simple matamoscas. MJ.


La unión hace la fuerza, una simple piedra tumbo a Goliat. Rosa


Ignorante no es el que no sabe nada, sino aquel que no le importa nada lo que sabe... Anónimo


¡Os mataré!, le gritaba a los que creía inferiores, sin percatarse de eran parte de él mismo. Torcuato


Si la técnica de matar hormigas en la cocina dependiera de nosotros, como presuponen aquellos que propugnan su control, ¿a qué controlarla? El conocimiento es un amigo mortal.


Discriminada por tener alas, se mostraba ahora como su única salvación ante un enemigo imprevisto. Cormorán


La rejilla del mata-moscas, recortada con la forma correcta, le serviría para fabricarles unas alas a las más desfavorecidas.Anónimo


Con la adolescencia superada, todas escapaban despavoridas huyendo de la actual “mujer del saco” mientras desde las alturas los fácticos seguían alimentado al bicho.  Cortacuentos


Se había propuesto deshacerse de aquellas alas tan feas para convertirse en una graciosa hormiga. Se cambiaría el nombre y comenzaría una nueva vida, lo tenía todo planeado, de seguro resultaría. Así andaba ensimismada en sus pensamientos cuando la sorprendió el matamoscas. Y las hormigas, siempre tan graciosas, la escoltaron hasta su bodega de almacenamiento. Sombra Fantasma Lunática Love



19 comentarios:

  1. Me encantan los pies de foto, o de ilustración...

    Ahí va el mío: "El gigante salió del cuento para espantar a las hormigas obreras, habían decidido manifestarse ante tanta precariedad en el trabajo"

    Lo mismo me he alargado mucho para pie de ilustración...

    Besicos, vecina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástico, Cabopá. Gracias. Los iré publicando debajo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Las rastreras comen sus plantas. Las voladoras aguijonean su piel. En su mano, un plástico inútil.

    Buena idea y precioso dibujo, Sara.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Sara!

    Desde este mismo momento estás en mi ventana, no sé porque no estabas ya...Allí dónde me gusta asomarme.Así no me perderé ni una ilustración tuya, ni esas palabras que siempre escribes tan bien...

    Gracias, por ese punto y coma, la puntuación y yo, a veces, estamos peleadas...

    Besicos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Llega la primavera, y ante el avance humano, el ejercito hormiguero comienza a enviar refuerzos aereos.
    Por ejemplo...

    ResponderEliminar
  5. A ella le gustaba volar,... pero no se lo permitían.
    ¿Qué pediría después?, pensaba la directora del colegio. ¿Escribir? ¿Contar mentiras o cuentos?
    -Todas en fila. ¡Vamos! Una, dos, tres,... ¡Sherezade, Sherezade...! ¿Dónde se ha escondido esa hormiga voladora?

    Besos, Sara.

    ResponderEliminar
  6. Pretendía exterminar todos los insectos de la Tierra con un simple matamoscas.

    Una idea muy chula, Sara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. La unión hace la fuerza, una simple piedra tumbo a Goliat.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Ignorante, Sara, no es el que no sabe nada, sino aquel que no le importa nada lo que sabe...

    Así es la vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡Os mataré!, le gritaba a los que creía inferiores, sin percatarse de eran parte de él mismo.

    Así a bote pronto, un beso, Sara.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con el anónimo, Sara.

    Pero ya puestos a comentar algo diferente, diré que " si la técnica de matar hormigas en la cocina dependiera de nosotros, como presuponen aquellos que propugnan su control, ¿ a qué controlarla ?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Tú me entiendes, Sara. El tedio es la pobreza del rico...

    ResponderEliminar
  12. Discriminada por tener alas, se mostraba ahora como su única salvación ante un enemigo imprevisto.

    ResponderEliminar
  13. ¡Muchas gracias por vuestras aportaciones! Es interesante leer visiones tan variadas de un mismo dibujo.

    Disculpad que no os responda uno a uno, como siempre; pero es que estoy con tortícolis y los hombros de piedra (creo que por sobredosis de ordenador). Así que dejaré uno días de escribir y dibujar y saldré a disfrutar de la primavera.
    Abrazos a repartir.

    ResponderEliminar
  14. La rejilla del mata-moscas, recortada con la forma correcta, le serviría para fabricarles unas alas a las más desfavorecidas.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Sara por hacernos un hueco. Mejórate.


    Con la adolescencia superada, todas escapaban despavoridas huyendo de la actual “mujer del saco” mientras desde las alturas los fácticos seguían alimentado al bicho.

    ResponderEliminar
  16. Se había propuesto deshacerse de aquellas alas tan feas para convertirse en una graciosa hormiga. Se cambiaría el nombre y comenzaría una nueva vida, lo tenía todo planeado, de seguro resultaría. Así andaba ensimismada en sus pensamientos cuando la sorprendió el matamoscas. Y las hormigas, siempre tan graciosas, la escoltaron hasta su bodega de almacenamiento.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.