miércoles, 10 de octubre de 2012

El arca maldita

Construida en secreto por los monjes del primer reino, el arca de las bestias había sobrevivido a la ira devastadora de los dioses. Después de cuarenta interminables jornadas de fuego y lluvia, había quedado varada en lo alto del monte Mu. Según decían, aún albergaba vida en su interior. Seres fabulosos tan temidos —y venerados a la vez— que fueron condenados a salvarse solo uno por especie. Lejos de producirse su extinción, como cabría suponer, las bestias dispares habían congeniado bien entre ellas. Tal era el caso del corcel de fuego y la sirena, el dragón alado y la naga marina, el ave de trueno y la sílfide…
La intrépida princesa Aiko —quien había emprendido una larga y peligrosa travesía hacia ese mítico enclave—, sería la primera persona en confirmar la veracidad de esta leyenda al regresar, algunos años después, volando a lomos de su hijo.



Este microrrelato ha sido publicado en el número XVII de la Revista Periplo
junto a cuatro ilustraciones mías (esta es una de ellas). El tema era: Bestiarios.

Para los que no os pasasteis a leer la publicación, os dejo el texto aquí. 


22 comentarios:

  1. Allá voy Sara, enhorabuena.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gustará la revista. Un abrazo, David.

      Eliminar
  2. Esplendido Sara, dibujo y texto.
    Abrazos voladores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sergio. Una alegría tu visita.
      Otro abrazo con alas para ti.

      Eliminar
  3. Hola, compañera, cómo me gustó la concidencia de encontrarnos allí, que buena compañía. Espero que coincidamos más veces, pero... no sé si voy a poder seguirte la pista.
    Los dibujos/ilustraciones?? Muy tuyos.
    Y este micro??? Muy bestia??? (en el buen sentido), ¿volando a los lomos de su hijo? No sé si eso es mejor o peor que morder la manzana a la que te invita una serpiente.
    Felicidades, un placer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ver si nos encontramos así más seguido.
      Las transgresiones no son malas en sí, solo hay que saber luego vivir con las consecuencias. En este caso parece tener resultados positivos :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sara, ¡Enhorabuena por la publicación! Ciertamente este relato le da una vuelta de tuerca esa historia del Arca de Noé, y lanza un mensaje claro: las mezclas son beneficiosas. Gracias a ellas pudo volver la princesa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el camino de vuelta fue menos dificultoso que el de ida. Y se trajo consigo mucho más que interesantes experiencias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Preciosa historia. gracias por compartirla.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Amapola, por leerla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Hola, Dany. Me alegro que te haya gustado la historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cuánta imaginación, y de la buena...
    Genial, Sara.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que escribir sobre bestias imaginarias, la imaginación se redobla...
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Sara, estoy enamorada de estas ilustraciones que presentaste a la Revista para el Bestiario. Son más cálidas que las habituales y desprenden cierta ternura en todas sus silueteadas formas.

    Tu texto también me gusta, y la revista quedó PRECIOSA!!!.
    Estoy mirando a ver dónde puedo imprimirla más baratita...

    un abrazo Sara, ¡qué bonito bestiario!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento un secreto: los dibujos originales habían sido pintados sobre tela de algodón y lino; pero tuve que hacer con ellos un intenso trabajo de ordenador para adaptarlos a la paleta de colores exigida en la revista. Estoy contenta con el resultado final, porque he aprendido mucho en el trayecto.

      Yo también tengo ganas de imprimirla. Ya veremos si encontramos un buen presupuesto.

      Un abrazo, Laura.

      Eliminar
  9. ¡Enhorabuena por la publicación, Sara; tanto del micro -que es soberbio- como de las ilustraciones.

    No conocía la revista Periplo, con lo que mi visita me causa una doble alegría.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Para mí la revista también ha sido una grata revelación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Perfecto támden Sara. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Es una curiosa mezcla entre fantasía, terror, lirismo y degeneración.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sara. Llego a tu relato desde la revista Periplo. Me ha hecho ilusión encontrar allí a cuatro conocidos: Tu, Akaki, Elena y Luisa.
    Tus ilustraciones, de sello inequívoco, cada vez me gustan más (esto quiere decir que poco a poco esas líneas de aristas me van produciendo mejores sensaciones).
    Tu Arca me encanta, ese símil con aquel de parejas pero con la maldición de un solo de cada especie y como el amor y la necesidad mezcla bestias generando otras nuevas. Muy acertada la idea. Felicidades por la publicación.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.