sábado, 11 de mayo de 2013

Intermitente

     Solo los recuerdos más significativos perduran en el tiempo, los otros se deshacen en el mismo instante en que lo ocurrido pierde su relevancia. Justo ahí, casi solapándose, aparece una nueva vivencia que resulta ser otra inexorable víctima del ahora, del eterno ahora. Por ejemplo, en este momento estoy en la oficina aburrido mordiendo un láp… Es la hora de sali… Estoy afuer... Saludo al del kios… ¡Esa que va por la acera de enfrente es Raquel, la del Instit…! Corro al paso de peat… Intermitente. Empiezo a cruz... Se pone en roj… Un coche acelera y me atrope…
      Lo que sucedió aquella tarde vuelve a mi mente una y otra vez. El semáforo en rojo y yo allí, en medio del paso de cebra; el coche que no frena; mi cuerpo quebrado y sangrante en el suelo; el cerco de curiosos y entre ellos, Raquel; su grito entrecortado, mi nombre en su voz, su mano en la mía. Ella me había reconocido. Después de tanto tiempo, todavía me recordaba. 





12 comentarios:

  1. Un accidentado encuentro, sin duda.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Rosa, un encuentro de esos difíciles de olvidar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sucede que te cruzas con alguien por la calle: una mujer preciosa que te mira, la sonrisa creándose en sus labios y un no sé qué que se cumple al instante y que acaricias, tocas con los ojos, fomentando su deseo. La maravilla dura el tiempo verde de un semáforo: Todo cesa y comprendes que el amor es siniestro y despiadado en Primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recuerdo de un instante feliz puede alegrarnos todo el día...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gusta la manera en que pasas de un pensamiendo a otro, Sara. Se solapan como bien dices, y queda muy bien y muy gráfico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguelángel. Ha sido solo un experimento, un dejarme llevar por el ritmo de la idea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La vida es un intermitente, luces y sombras. Aparece y desaparece. Buen relato Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Solemos recordar las luces y las sombras; pero no esos momentos cotidianos y tibios en los que no pasa nada...
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un relato muy potente. Triste consuelo ese final para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste, pero consuelo al fin :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno Sara. Esa intermitencia tan visual y que deja ese amargo sabor de boca. Me ha gustdo mucho.
    Besicos mucnos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan los experimentos, los juegos, sobre todo si quedan bien (cosa que no ocurre siempre y para lo que hay que saber un tanto)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.