martes, 7 de mayo de 2013

Foto-Relato



Se pregunta el caracol:
“¿Yo soy ese que me habita?”



Este caracol tan filosófico visitó una mañana mi terraza.



22 comentarios:

  1. Pues tremendo interrogante. Y el caso es que al contemplar las fotos me creo la pregunta de ese invertebrado gasterópodo tan bello.

    Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que me ha pasado, Petra. Que al verlo así, tan "introspectivo", se me ha antojado adivinar que estaría pensando ante su sombra. Y luego vino ese beso...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues seguro que su tranquilidad innata le ayudara a encontrar la respuesta.

    Un saludo Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Ya sabemos en que ocupa el tiempo que pasa encerrado en su "casita".
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Mar, dentro de un par de días habrá un intervalo caracoleado. ¡Se están poniendo de moda!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, ya me pasaré a verlo. Se ponen de moda los caracoles, y los intervalos :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La vida es el orden de las respuestas, Sara; el destino, el de las preguntas. El intérprete sirve los manjares que guisó el artista y el artista cocina los ingredientes que antes cosechó el pensador, el filósofo...

    Un abrazo fuerte, primor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos un eterno "¿por qué"? Creo que en la vida maduramos no porque alcancemos las respuestas, sino porque evolucionan nuestras preguntas.
      Un abrazo, Amigo mortal.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Vaya ¿eso es bueno o malo? :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues éste
    http://palabrasfotosdias.blogspot.com.es/2013/04/11042013.html
    hacía camping.

    jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasé a ver tu caracol campestre tan campante sobre el mantel. Me encanta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Se lo pregunta el caracol y me lo pregunto yo, Sara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me hago las mismas preguntas que el caracol ¿Soy la casa o el que la habita? Ambas cosas, tal vez...
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  8. Ya, el caracol. Es como el tengo yo un amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si pensara, pensaría esto :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Filosofo, sin duda. Menos mal que es caracol, a mí se me presentan los hijos, con casa y todo y me invaden. En ese momento filosofeo como tu caracol. ¿Será este mi castigo?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Bendito castigo" pensará el caracol solitario :-)
      Gracias por la visita, Ximens. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Habita la casa y la joroba de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Esa joroba que no aplasta los hombros y que nos pesa tanto será la casa/la vida que llevamos a cuestas?
      Un abrazo, Nel.

      Eliminar
  11. Pues me acabo de dar cuenta de que yo tengo algo de caracol. Y no son los cuernos. Creo.
    Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
  12. Y nosotros nos preguntamos si nos habita nuestro pasado: por eso pensamos tan lentos como los caracoles caminan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.