martes, 4 de junio de 2013

El espejo mágico

Este año, los temas mensuales en el certamen esta noche te cuento son un homenaje a referentes de la literatura. 

En el mes de junio, el tema es: En el espejo... En homenaje a Alicia, de Lewis Carroll.


Aquí podéis leer publicada mi aportación.


          Tras comprobar que no hay nadie a la vista, Matías se cuela sigiloso en la habitación de sus padres y se para frente al enorme espejo que hay detrás de la puerta del armario. “¡Soy el rey de los piratas!” exclama. “¡Soy el rey de los piratas!” sentencia una voz carrasposa, y en su reflejo aparece un hombretón tuerto con casaca de terciopelo negro, camisa entreabierta y un ancho fajín para las dagas. “¡Soy el terror de los mares!” pregona el niño. “¡Soy el terror de los mares!” oye decir a ese que, con gesto hosco y aguerridas maneras, blande desde el espejo la espada. “¡Soy el más alto y fornido!” declara el pequeño Matías, y frente a él asoma un pirata robusto y musculoso. “¡Soy el más alto y fornido!” repite el periquito que viene a posarse en su hombro para verse, majestuoso y gigante, como un guacamayo rojo.



Este relato ha estado entre los relatos mencionados del mes de junio en el Certamen.


18 comentarios:

  1. Voy para allá, Sara.
    Creo ver un pirata por aquí ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí. Un pirata se ha colado en el espejo :-)
      Un abrazo, Petra.

      Eliminar
  2. Intento acercarme hasta allí.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro por seguir el enlace :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Sara, ¡qué bonito final! Tras esas escenas del niño ante el espejo donde la magia domina, todo se resuelve con un toque de realidad que lo torna todo aún más mágico.

    ¡Felicidades y suerte para el concurso!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, es en la realidad donde se acrecienta la magia.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  4. Ya me acerqué allí y te dejé mi comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo he visto, Yashira. Ahí, en los espejos de toda la vida -los que nos han visto crecer- está la magia :-)
      Un beso.

      Eliminar
  5. Que tierno y bonito relato, espero que tengas mucha suerte. ahora paso por alli par adejar mi comentario.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nani por ambos comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Sara, como dice la canción de Serrat "Una de piratas": Todos los piratas tienen un lorito que habla en francés...
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lorito no puede faltar en una de piratas. De hecho, en la ilustración original había dibujado un loro posado en el hombro del niño, pero lo borré para que no adelantara el final del cuento :-)
      Un abrazo, Diego.

      Eliminar
  7. Buen relato y buena propuesta para este mes. Los espejos dan bastante juego, tanto que yo tengo mi el portal de mi casa repleto de ellos, mi mujer y mi niña nunca quieren salir de alli mirandose y remirandose.

    Ahora paso por el blog de ENTC a comentarte algo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé lo que tienen los espejos que atrapan tanto :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es MUY tierno, Sara, y un ejemplo de lo que puedes hacer en pocas palabras.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  9. Lo que hacen los espejos de la imaginación, nos trasladaste a la infancia y a sus juegos tan reales como la vida. El detalle del periquito convertido en guacamayo es genial. ¡Enhorabuena por ser finalista en esta noche te cuento!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.