sábado, 27 de julio de 2013

Media naranja

Cuando por fin la encontré, ella estaba en el exprimidor.

14 comentarios:

  1. Sara, nadie dijo que tendría que ser perfecto el encuentro. ¡Muy abierto este nanorrelato y original!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la vida buscando, sin saber que en ello se nos va la vida...

      Gracias, Nicolás. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Quizás en otra vida logren encontrarse a tiempo :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me parece estupendo y muy original.
    Enhorabuena, Sara!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ayyy cuánto esperamos de esa media naranja. Mucas lecturas le podemos dar a estas escuetas palabras.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado esperamos de esa otra mitad. Aunque yo creo que todos somo seres enteros, completos. Solo así puede haber una amor real, sin estar basado en la dependencia.
      Un abrazo, Nani.

      Eliminar
  5. Está bueno eso. Hay que sacarle el jugo a la otra parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tu lectura. Lo mejor es exprimir ambas partes :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Uy, pero andá a saber de quién sería el postre! Muy bueno, Sara.
    Saludos desde Pergamino.

    ResponderEliminar
  7. Es que lo que nos contaron de encontrar la media naranja y todo eso, está muy bien, sólo que a veces....es tarde, o los tiempos no son los mismos. Juntitos en el frutero hubiesen estado fenomenal.

    Buen nano Sara.

    ResponderEliminar
  8. jajaja, genial Sara, me ha encantado. Contundente, tierno, romántico, cítrico.
    Lo dicho un placer seguirte

    ResponderEliminar
  9. Este post es para ofrecer una avenida de posibles lecturas. Es tan amplio, como el mundo de las "medias naranjas", en una frase genial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.