jueves, 15 de mayo de 2014

Marioneta

Que mis pies den pasos erráticos no es señal de una inminente caída. Que me traslade constantemente de un sitio a otro no indica necesariamente libertad. Que actúe según me dictan no impide que me resista a dejarme mecer por una fuerza ajena a mí. No. Me niego a que continúen moviendo mis hilos y dirigiendo mis actos; y que cuando ya esté vieja y gastada me entierren en el fondo de un cajón. 


Pare leer más microrrelatos indignados,
pasaos por La colina naranja



19 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Coincidimos muchos, sí.
      Otra abrazo para ti, Ximo.

      Eliminar
  2. Algo nos tiene que diferenciar de las marionetas.
    Buena indignación.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nosotros no solo podemos rebelarnos, sino intentar cambiar la situación.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  3. Indignación a granel, Sara. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vengo recorriendo varios textos indignados, el tuyo, como siempre, es uno de los que más me conmovió. Lo cual, por cierto, es paradójico, pues tu forma de escribir me quitó la indignación. Cosas mías...
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una rebeldía silenciosa, intrínseca al ser humano, pero que pocas veces la acción y no en todas las situaciones. Quizás por conformismo, el dejarse llevar por los demás, que parece más cómodo...
      Gracias por tu comentario, Humberto.

      Eliminar
  5. yo también me niego, Me asusta llegar a esa situación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una metáfora muy real y demasiado cotidiana.
    Nos vemos en la alambrada a eso no hay que negarse.

    Besicos, amiga

    ResponderEliminar
  7. Los viejos y este dolor, cuando ya han vivido y deben descansar y ser cuidados

    ResponderEliminar
  8. Sara, un sino, el de la marioneta, que últimamente compartimos también los humanos, pues ya no se conforman en dirigirnos, sino que ahora también nos recortan cada vez más hilos.

    Un buen trabajo indignado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hilos siempre están de una manera u otra (a veces son muy, muy largos y flexibles) y tenemos la ilusión de que no existen. Ahora que son tan cortos, como dices, es cuando somos más conscientes de la situación.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  9. Difícil aceptar que ya el cuerpo no responde como antes, la decadencia y el previsible final...
    Un abrazo, Luisa.

    ResponderEliminar
  10. Me uno a tu negativa. Me niego a saberme marioneta, y serlo más y más más...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Otra que se niega.
    Buen micro indignado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Tengo una fuerte convicción ante fuerzas extrañas que pueden controlar mis actos, pero también tu relato deja que ver aveces como las personas juzgan con tu andar.
    Cada quien es dueño de sus actos y las consecuencias serán a causa de ello.
    Muy buena metáfora.
    !Saludos¡

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.