viernes, 16 de marzo de 2012

Volver hacia atrás...

El cuerpo de la mujer flotaba en el río. Horas antes sus ganas de morir se hundían en el agua, a la vez que su arrepentimiento la expulsaba a la superficie en una explosión de burbujas, manotazos y patadas. No sabía nadar, por ello eligió el  puente para su último intento de suicidio.



30 comentarios:

  1. Sabía que en el último momento se arrepentiría...

    Me gustan mucho estas ilustraciones, Sara :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ximo. Llevo tiempo con la idea de este pequeño "comic" pero no encontraba tiempo para ponerme a ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que buena idea la del comic, dicen que siempre se arrepienten...aunque no se quién es el estudioso, jejeje

    Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estudioso será un arrepentido...
      Lo bueno del comic es que solo con el título ya cuenta la historia...
      Un beso.

      Eliminar
  3. El suicidio, como escribir, es una forma de no morir en los demás, en el recuerdo de los demás. En este caso lo peor de ese enemigo interior no es que no se pueda rendir, sino que tampoco pueda vencer... Tal vez el suicidio tenga grados. Hay quien se suicida totalmente, y quien se suicida sólo un poco, pero todos los días. Esto es lo peor, pues quien lo hace de esta manera no parece capaz de encontrar nunca la forma de satisfacer un impulso que con mecánica puntualidad aparece en su vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco todos los días... eso es lo peor. Y no encuentran la manera de salir de esa terrible espiral de autodestrucción...
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Uff que triste Sara :(

    Me quedo con su arrepentimiento, aunque no fuera suficiente para salvarse...

    Besazos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que esta vez me ha salido una historia triste. Al escribirla recordé a una chica que conocí una vez en un pueblo. Ella sufría de depresión y me contó que encontró un informe que le dio el médico a sus padres que decía que ella nunca se iba a curar. A mi entender, entre otras cosas, esa afirmación hizo que el fin de semana siguiente se tirase de un puente...
      Yo siempre quise pensar en su arrepentimiento, en si ella hubiese podido volver hacia atrás...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Parece que al final encontró la mejor forma de suicidarse, lo que siento es que se arrepintiese tarde.

    Preciosas ilustraciones. Un beso Sara, desde mi mar,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor forma para una de las más dolorosas decisiones.
      Besos.

      Eliminar
  6. Me gustan las viñetas. No creo que se arrepintiera pero su instinto de supervivencia luchaba por ella...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Rosa. El instinto no se puede aplacar. Besos.

      Eliminar
  7. El instinto de supervivencia siempre se impone a las decisiones. Y la razón al instinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho, Cybrghost. La razón no siempre tiene razón...
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Ser consciente de que has dado ese paso tiene que helar la sangre, tremendo tu micro hoy Sara. Las ilustraciones son muy delicadas y son el contrapunto perfecto al drama.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya bastante duro es este micro que empieza por el peor final. Así que preferí que los dibujos fuesen más delicados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Debe ser tremendo el instante en que uno toma conciencia de que verdaderamente va a morir. Impacta tanto texto como imagen. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser un instante terrible...

      Un beso.

      Eliminar
  10. Sara, arrepentirse en el último momento de una decisión vital como esta, es muy original. Aunque debe ser tan penoso, que cuesta hasta imaginárselo.

    Me gustó.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cosas me cosas me imagino...
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. No deseaba quedarse en "intento".
    Contundente, desgarrador texto y bellos dibujos, Sara.

    Abrazo admirado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Tenía que ser la última vez, la definitiva...
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Bonitos dibujos Sara, y una historia triste en el que las penas cuelgan de las piernas suspendidas en el vacío de un puente. De gran impacto, Sara.

    Un abrazo.

    PD: Y te voy a subir a los blogs de "lectura" porque tenerte tan abajo en los de "ilustración" causa que no llegue a tus entradas, o lo haga muy a destiempo ...lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también se me pasan a veces muchas actualizaciones de blogs, aunque intente estar siempre al día...
      Gracias Laura por tu visita y tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  13. El último intento siempre es el definitivo :) y aunque uno parece siempre arrepentirse...¿Quién sabe si ahora no será plenamente feliz y arrepentida de arrepentirse? Que cada cual elija su camino con o sin arrepentimiento es una libertad básica que hoy en día tenemos vetada por la ley.
    Un beso Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa libertad de elegir nuestro camino es la que nos dota de total responsabilidad para con nuestras propias decisiones.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Último y definitivo intento de suicidio. Gran idea la de enfocar el micro hacia atrás cuando ya nada se puede hacer por evitar lo inevitable.
    La ilustración es buenísima, Sara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es inevitable; por eso pasa a ser el principio de un deseo: el de volver hacia atrás...
      Un abrazo, MJ.

      Eliminar
  15. Impactan el texto y las imágenes, Sara.Me gusta este formato tipo cómic.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un "comic" bastante amateur, pero con las mejores intenciones jajaja.
      Gracia, Elysa. Un beso.

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios.