miércoles, 6 de junio de 2012

Des-ayuno

Se llevó a la boca el roído panecillo pero no pudo morderlo: era una piedra. Comprendió cuánto pesaba el hambre. Terminó su café y salió a la calle. Caminar aligeraba el estómago.





23 comentarios:

  1. Muy acertada la expresión: el hambre pesa. Y ese símil del pan duro con la piedra.
    ¡¡Fantástico, Sara!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es un golpe directo a la boca del estómago. Lo más terrible es que es una realidad para muchísimas personas con nombre y apellidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cada vez toca más cerca.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  3. Cruda realidad de muchos :(
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Sara, en apenas unas líneas nos enfrentas a una realidad muy dura (tanto como el pan)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una realidad dura que podemos cambiar. Seguro.
      Besos.

      Eliminar
  5. Qué buen relato escrito y gráfico. ¿Aligerar o alejar el estómago de la cabeza? Vaja juegos semánticos, símiles y dobles sentidos.

    Muy bueno y muy duro.

    Un beso tierno para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminar para aligerar la pesadez o alejar los pensamientos. O alejarse de todo...
      Gracias, Petra. Un beso.

      Eliminar
  6. Muy bueno Sara. El hambre pesa, como esa piedra...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como pesa esa piedra. La encontré el otro día caminando por la playa. Pensé que era un pan viejo y lo pateé con mi pie descalzo y ¡ay! mis dedos :-) Me llevé la piedra-pan a casa para escribir esta historia.
      Besos, Rosa.

      Eliminar
  7. Sara, el hambre debe pesar sin duda, pero más los caraduras que lo permiten. Si el mundo fuese justo nadie en ningún rincón del planeta se moriría de hambre, pero como la solidaridad algunos la desconocen...

    Muy original tu micro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie debería morirse de hambre, no. Creo que hay recursos suficientes en el planeta para ser repartidos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Le daré una vuelta de tuerca al micro, visto lo visto, en los comentarios anteriores:

    ANOREXIA: Una enfermedad que acaso consista más en consumirse que en no consumir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una vuelta de tuerca, Amigo mortal. No había pensado en ello y si se lee el micro con la mente abierta esa opción surge también. Y entonces se amplifica y endurece su significado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. El hambre es, a la vez, la peor tortura y el peor de los dictadores. Palabras precisas, las tuyas, para una realidad insondable.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras sí que son precisas y las comparto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Contudentes palabras para la dureza de ese pan roído que hace que el hambre pese...

    Muy, muy bueno, querida Sara..
    Besicos

    ResponderEliminar
  11. Impactante y preciso. Una realidad dura como una piedra a la que muchas veces, y casi sin darnos cuenta, cerramos los ojos.

    Para la próxima que trate de mojar el panecillo en el café :)

    Un besote

    ResponderEliminar
  12. Buena imagen, Sara, tanto la ilustración como la realidad que cuentan tus palabras. Dura realidad de hoy en día.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Cada vez más mendrugos irán a parar a un aguado café con leche para engañar el hambre.


    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.