jueves, 12 de abril de 2012

Con un par de narices



como parte de su convocatoria de relatos

"Con un par de narices"






La anosmia del Ciber-hombre


Diseñó un aparato capaz de crear recuerdos y mejorar los antiguos, salpimentando aquellos que de tan sosos y aburridos, no huelen a nada. Se valió de piezas nuevas e ingredientes frescos, pero también de latas, frascos o simple chatarra. Una vez ensamblado el artilugio, lo conectó a la parte posterior de su cabeza y desde allí extendió un tubo flexible hasta su nariz de acero. Después de inhalar con fuerza volvió a disfrutar de recuerdos fragantes, balsámicos, picantes, hasta que comenzaron a surgir lágrimas de angustia, irritación, tos, estornudos… se había excedido con el spray de pimienta. No tuvo más remedio que refugiarse en su parte cibernética; al menos ella no sentía.


Podéis leerlo aquí.


11 comentarios:

  1. Repito lo dicho allí:
    Un micro de ciencia ficción, simpático y bien escrito, lleno de olores, como debe ser, y con un final metálico. Suerte en el concurso, nos vemos en el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviese que imaginar un olor para el micro sería ese: un olor metálico, a cable chamuscado, aceite y pimienta ¡aaaaachús!
      Nos vemos en el libro, Ximens. Gracias por tu doble comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. De allí vengo, Sara. De contribuir con mi +1 para un cuento que he disfrutado de principio a fin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Tus visitas siempre son un plus para mí.
      Besos.

      Eliminar
  3. Ya he pinchado. Qué bien se te dan los ciberhombres. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento debilidad por ellos jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  4. No todo es como lo imaginamos, y mucho menos como lo deseamos. Los proyectos se tuercen y los resultados no suelen alcanzar el final deseado. Preparé un guiso segun me surgía en la mente, donde llegaban los olores de las combinaciones que pensaba. Una vez realizado y servido, opté por prepararme un bocadillo de chorizo, que nunca falla.
    Lo importante es plantearse proyectos y llegar a realizarlos aunque el resultado no sea el deseado.
    Un beso Sara

    ResponderEliminar
  5. Lo leí allí Sara, y me dejaste la fragancia de los aromas de la pimienta. Mi relato también era anósmico, tuvimos parecida idea.

    Un beso Sara.

    ResponderEliminar
  6. Este micro, por alguna razón, lo leo tuyo y lo siento mío.
    Mi enhorabuena por esa forma magnífica de unir las sensaciones olfativas que nos retrotraen a un recuerdo, y que a través de un aroma nos transportan al pasado, o nos afianzan al presente.
    En el desarrollo se intuye que, algo metálico nos ha de fijar al presente, como un tornillo a una escalera.

    Mi felicitación más sincera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.