viernes, 20 de abril de 2012

El atropello

En la noche más negra adolecí en sus brazos. Sus lágrimas tibias diluyeron la sangre que manaba de mi pecho, alejando por un momento la gélida sombra de la muerte. Ella me acunó así, durante un instante que me pareció infinito, hasta que no soportó más verme sufrir, y decidió sacrificarme para que cesara mi dolor.


Imagen diseño exclusivo by Aurora©


Concurso Minificciones en Cadena (8º quincena de 2012) de Triple C.


24 comentarios:

  1. Le veo cierta similitud con el mío, Sara. En ambos tratamos de la soledad ante la muerte, aunque el contexto sea muy diferente.
    Muy bueno.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, tienen la misma atmósfera. Quizás gracias a ese dibujo tan inspirador de Aurora.
      Besos.

      Eliminar
  2. Podía ser la muerte en cualquier situación pero el título nos da la clave. A mí me parece un animal que va a ser sacrificado después de ser atropellado. Es terríble. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo eso, Mar. Pensé en un animal amado al escribirlo. En ellos sí está aceptado por la sociedad acabar con su dolor. Aunque el micro está abierto a otras interpretaciones...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Aunque para ella quizás era más cruel verlo así...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sara, duro, duro este relato en el que se muere en brazos de la amada. Aunque yo si algún día he de morir que sea en brazos de mi mujer, eso sí, de viejo.

    Me gustó mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mejor morir de viejos y acompañados de los que amamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fue un placer leer tu texto, Sara.
    Gracias mil por participar del concurso.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Un placer como siempre participar.

      Eliminar
  6. Dentro de todo un hermoso final, rodeados de lo que ama y con la valentía de evitar los prolegómenos de la parca.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un final triste. Es el amor el que lo hace hermoso :-)
      Gracias Juan por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Primero le atropella y luego le remata uffff.
    Me gusta Sara.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Ninguna joya se deja extraer de la cadena en la que está engarzada - la frase del comienzo siempre condiciona - y que si lo hace es a costa de perder buena parte de su genuino valor...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas cosas pueden suceder en la noche más negra, esa noche tan hondamente oscura que ni la luz de la luna puede penetrar hasta allí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un último aliento contando con elegancia y dureza a la vez...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último aliento nunca dejará de ser duro, a pesar de las palabras que lo acompañen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Lo había leído Sara, y tu final me sobrecogió. Me gusta a pesar de que recreas una imágen muy dura.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una noche negra, de errores y duras decisiones.
      Besos.

      Eliminar
  11. Fíjate que... yo hubiera acabado el micro tras "sacrificarme", pero no me hagas caso, últimamente estoy un poco asesina.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Luisa que la frase final es un poco redundante (en los micros todo lo parece), pero al tener ese toque poético, me gustaba como sonaban esas últimas palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  12. La verdad es que esta imagen de Aurora ha inspirado micros tristes, aunque también debo decir que muy bellos,igual que este donde se refeja ese aliento final.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Cuando tenemos la muerte cerca y sentimos la necesidad de terminar con el presente, siempre es de agradecer a alguien que por amor tenga la valentía de concedernos nuestro último deseo. Sean cuales sean las circunstancias del abandono de la vida.
    A pesar de la tristeza, es un final feliz.
    Un besote

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.