miércoles, 15 de enero de 2014

Encerrados

Con este microrrelato participo en enero en el IV Certamen de Relato Corto


El tema del mes es: Tras su rastro por la nieve...

Podéis leerlo publicado aquí.

Encerrados

Tomas carrera  y das una fuerte patada a la puerta, pero no se abre. No con esas pantuflas. Si al menos llevases botas, te quejas. Golpeas hasta que tus puños gélidos enrojecen y sangran. Gritas otra vez pero ella no atiende a razones. Te ha echado fuera de la casa con prisas y sin ninguna explicación, abandonándote al albur de ese inmenso paraje helado. Necesitarás aún unos minutos para dejar de patalear y aceptar tu situación. Es la única cabaña en kilómetros, recuerdas, y temes por tu vida. La luna entonces aparece redonda y luminosa entre los pinos nevados y decides empezar a andar. Te ajustas bien la bata de franela, metes las manos en los bolsillos y te adentras en aquella espesura blanca tiritando de frío. Lágrimas de impotencia se cristalizan en tus mejillas. Tienes miedo de no sobrevivir a la intemperie, y de los lobos que según dicen merodean por el bosque. Lloras porque a esa mujer nada le importas. Pero no sabes que en esos momentos ella aúlla y se retuerce encerrada en la leñera de hierro —que ha improvisado de jaula— para no hacer a nadie daño, para que no veas en qué se convierte. 


Ilustración para el concurso realizada por


9 comentarios:

  1. Hay veces que debes alejarnos porque queremos demasiado y no queremos hacer daño, claro que se debe ser valiente para eso.
    Muy bueno!!! Toda la suerte!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el amor significa renuncia. Y como dices, hay que ser muy valiente para ello.

      Un abrazo, Oriana.

      Eliminar
  2. Me paso por allí entonces.

    Un saludo Sara.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias por comentar allí, Miguel Ángel.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Aislarse ante el miedo del propio poder para herir. Con o sin licantropía. Me gusta cómo lo envuelves de una manera tierna y dulce.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has definido muy bien, Albada. Y uno no sabe hasta cuánto puede llegar el amor del otro, que quizás es fuerte y maduro para comprender y aceptar esa parte de nosotros que nos duele.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Te acabo de dejar mi comentario, y decirte que cómo lo has narrado me ha gustado muchísimo. ¡Gran ambientación Sara!

    Un precioso texto.
    Besos de Laura.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.