lunes, 16 de junio de 2014

Villano

Lleva largo tiempo en la claustrofóbica intimidad de su celda de aislamiento maquinando un preciso plan de escape. Acabado el período de castigo, por fin los guardias lo trasladan a su antigua celda, donde le espera un nuevo compañero. Observa su juventud y delicadeza. Posterga su huida una vez más.



Este microrrelato ha sido publicado en el blog Cincuenta palabras.

9 comentarios:

  1. Sara, inquieta ese final, que abre toda una ventana a un mundo que la verdad da miedo.

    Mucha suerte con el concurso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que ese final no augura nada bueno...
    Gracias, Nicolás.
    Y suerte también para ti. Me ha encantado tu micro :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué miedito nos has dejado en el cuerpo.
    Malvada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más miedo da es lo que sabes que puede ocurrir.
      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  4. Ese final abre todo un abanico de posibilidades, ciertamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posibilidades que no tienen buen augurio.
      Gracias por pasar, Miguel Ángel.

      Eliminar
  5. Genial, Sara. Y qué final, por favor: brillante... Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Juan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me encantó Sara, en muy pocas palabras esbozas un infierno que quema al lector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.