domingo, 8 de junio de 2014

En noches de insomnio

Desbrozar las estrellas como en campo viejo. Despeinar el viento recorriendo la playa con el arado a cuestas. Sembrar una duda tras otra en el negro inconmensurable de la noche, aguardando sus frutos. Y al llegar la aurora, desgajar el sol naranja y comérselo despacio, sentadito en una piedra. 





7 comentarios:

  1. Desgajar el sol, como una naranja que levanta el vuelo, para nutrir nuestro amanecer de luz.

    Bella composición el texto con la foto. Un abrazo, Sara. Y feliz verano.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.