miércoles, 29 de enero de 2014

Franqueza

Algunas veces preferiría mentir y no mostrarme tal como soy, pero nadie me cree: hay algo en mí que me delata. Tal vez sea ese fulgor que torna púrpura mis ojos, el carraspeo de mi ávida garganta o ese chirrido de mis dientes acomodándose. No lo sé. El caso es que cuando digo la verdad es peor, porque ellos ya no tienen tiempo de escapar.   


lunes, 27 de enero de 2014

El salvaje oeste. Micro ganador Cuenta 140

Ha habido suerte, y uno de los mis tres micros finalistas resultó ganador semanal.

Aquí podéis leer el fallo del jurado.


Tras poner el último raíl, aquel chino que llegó soñando enriquecerse con el oro se tumbó sobre las vías y esperó a que pasara el tren.





  Imagen del concurso

sábado, 25 de enero de 2014

Los inmortales

Ellos dormitan enterrados en las profundidades de un volcán, en los hielos perpetuos de los polos o incluso en el interior de una pastilla seca de acuarela, hasta que el fuego de la vida los invade como un río de lava, un alud de nieve derretida o un torrente de color que se desborda sobre el papel, y los inmortaliza.


Inspirado en este vídeo de  Dvein
Podéis verlo aquí.

Este texto participa en los Viernes creativos
de Escribe finoel blog de Fernando Vicente. 

jueves, 23 de enero de 2014

El salvaje oeste

Con estos tres hiperbreves he quedado finalista en el concurso
Cuenta 140, de El Cultural.es. El tema de la semana era: "El salvaje oeste".
Aquí podéis leer la relación de finalistas.


El 412

El cazarrecompensas vio en aquel granjero un notable parecido con el peligroso bandido del cartel. Solo tendría que afeitarle el bigote.




El 321

Llegó al pueblo un carromato cargado de prostitutas. El predicador decidió sacarlas de esa vida inmoral. Al poco tiempo tuvo siete esposas.


El 219

Tras poner el último raíl, aquel chino que llegó soñando enriquecerse con el oro se tumbó sobre las vías y esperó a que pasara el tren.



miércoles, 22 de enero de 2014

Intimidad

Escudriño en tu cerradura. No para verte, sino para oír al grillo escondido en ella, ese que no te deja dormir. Agazapado, compruebo que en tus fantasías no te cohíbes ni te reprimes, mostrándote espontánea y natural. Me gusta cómo eres cuando no te sientes observada. 



Hoy me apetecía recuperar este micro que escribí hace tiempo. Será por los grillos...


domingo, 19 de enero de 2014

No ser

Los ocho tulipanes se imaginaban muy próximos a la nariz respingona de esa bella dama. O se vislumbraban dentro de un fino jarrón adornando con buen gusto su recargada salita de estar. También podían verse entre celofanes y cintas formando un delicado ramito que resaltase en la blanca habitación del sanatorio. Incluso, porque es ley de vida, aceptaban terminar reposando sobre la lápida de aquella mujer que nunca llegó a olerlos. Pero ese marchitarse despacio entre las manos medrosas del anciano, ese tiempo fugado sin llegar a destino, ese regarse en lágrimas de impotencia y cobardía, ese no ser para lo que se es…


Inspirado en una foto de de Caras Ionut

Este texto participa en los Viernes creativos
de Escribe finoel blog de Fernando Vicente. 


viernes, 17 de enero de 2014

Acupuntura

Con este hiperbreve he quedado finalista en el concurso
Cuenta 140, de El Cultural.es. El tema de la semana era: "La acupuntura".


El estudiante de acupuntura pasó largas horas practicando con aquella estilizada maniquí,  pero no logró traerla a la vida.



Aquí podéis leer al resto de finalistas


miércoles, 15 de enero de 2014

Encerrados

Con este microrrelato participo en enero en el IV Certamen de Relato Corto


El tema del mes es: Tras su rastro por la nieve...

Podéis leerlo publicado aquí.

Encerrados

Tomas carrera  y das una fuerte patada a la puerta, pero no se abre. No con esas pantuflas. Si al menos llevases botas, te quejas. Golpeas hasta que tus puños gélidos enrojecen y sangran. Gritas otra vez pero ella no atiende a razones. Te ha echado fuera de la casa con prisas y sin ninguna explicación, abandonándote al albur de ese inmenso paraje helado. Necesitarás aún unos minutos para dejar de patalear y aceptar tu situación. Es la única cabaña en kilómetros, recuerdas, y temes por tu vida. La luna entonces aparece redonda y luminosa entre los pinos nevados y decides empezar a andar. Te ajustas bien la bata de franela, metes las manos en los bolsillos y te adentras en aquella espesura blanca tiritando de frío. Lágrimas de impotencia se cristalizan en tus mejillas. Tienes miedo de no sobrevivir a la intemperie, y de los lobos que según dicen merodean por el bosque. Lloras porque a esa mujer nada le importas. Pero no sabes que en esos momentos ella aúlla y se retuerce encerrada en la leñera de hierro —que ha improvisado de jaula— para no hacer a nadie daño, para que no veas en qué se convierte. 


Ilustración para el concurso realizada por


domingo, 12 de enero de 2014

En el cielo

      Como en una fiesta sorpresa, se encienden de sopetón todas las luces y ahí están: la gente que quiero, la gente que me quiere. Sus ropajes son extraños, pero eso no importa demasiado. Vienen a guiarme y me siento una más. Es una sensación aún más reconfortante que ser la reina de la fiesta. Vamos todos vestidos igual. Me dicen que volveré, todavía tengo mucho que aprender.
    Me veo en imágenes grabadas en mi mente, recuerdos de pequeños grandes momentos que sumados crean la vida que dejé. Y es terrible comprobar cuánto pude realizar y no hice, cuánta tinta sin gastar. Mi libro es de pocas páginas pero ¿y la calidad? ¿Acaso no importa? Reflexiono. Fue una vida simple pero siempre amé. No hice grandes sacrificios, ni grandes acciones. Supe amar a los demás; tal vez demasiado a mí misma. Fui buena, siempre realicé lo que se esperaba de mí, seguí las tradiciones, las reglas. Tuve todo lo que materialmente se puede pedir.
    Me preguntan qué me traigo conmigo, ya que obviamente lo material aquí se desintegra (si es que realmente alguna vez existió). Rememoro. Tanta gente y solo quiero verlo a él. Me dicen que podremos encontrarnos si planeamos estar juntos de nuevo. Pienso que esta vez fue demasiado fácil compartir el amor con Germán. ¿Y si la próxima nos desencontramos y aprendo a no tenerlo todo?


Podéis ver el vídeo aquí.
Inspirado en un vídeo de  Stéphanie Di Giusto  para la diseñadora  Vanessa Bruno

Este texto participa en los Viernes creativos
de Escribe finoel blog de Fernando Vicente. 

lunes, 6 de enero de 2014

Soledades infantiles

       Llamaré a la puerta de la humilde casita en la que vives y tu madre me invitará a pasar, sonriendo de alegría al verme. Me ofrecerá leche con cacao y galletas explicándome que estás castigado y no podrás salir. Te hallaré en tu habitación con un libro en una mano y la galleta en la otra, dichoso con tu soledad. Ignorarás mi presencia y yo me iré de allí cabizbajo, sin hacer apenas ruido. 
      Llamaré a la puerta de casa y me abrirá la criada. Recorreré salones enormes y pasillos vacíos hasta llegar a mi cuarto. Y envidiaré, como siempre, la calidez de tu hogar.  


domingo, 5 de enero de 2014

viernes, 3 de enero de 2014

Ataúdes

Puso el pez en una caja de cartón. Los cachorrillos que acaba de parir su perra, en la pecera rebosante de agua. Y a su hijito -¡ay, por qué se ha muerto su querido hijito!- en un pequeño féretro de madera. 


Este texto participa en los Viernes creativosde Escribe fino
el blog de Fernando Vicente. Inspirado en una foto de  Giuseppe Colarusso