lunes, 6 de enero de 2014

Soledades infantiles

       Llamaré a la puerta de la humilde casita en la que vives y tu madre me invitará a pasar, sonriendo de alegría al verme. Me ofrecerá leche con cacao y galletas explicándome que estás castigado y no podrás salir. Te hallaré en tu habitación con un libro en una mano y la galleta en la otra, dichoso con tu soledad. Ignorarás mi presencia y yo me iré de allí cabizbajo, sin hacer apenas ruido. 
      Llamaré a la puerta de casa y me abrirá la criada. Recorreré salones enormes y pasillos vacíos hasta llegar a mi cuarto. Y envidiaré, como siempre, la calidez de tu hogar.  


11 comentarios:

  1. A veces, quien más tiene es el que más solo esta.
    Una triste pero bonita entrada que nos hace reflexionar sobre lo que realmente necesitan los niños.
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Oriana. La cercanía, el cariño, la calidez del hogar son cosas necesarias para los niños.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pobre niño (o niña) rico. Qué lindo, compañera de jurado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Miguelángel!
      Puede que la verdadera riqueza no sea material.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Las cosas importantes, que a lo mejor los niños sí saben apreciar.

    Un abarzo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Lástima que luego terminen asimilando los prejuicios de los mayores.

      Otro abrazo para ti, Albada.

      Eliminar
  4. Sólo en la infancia nos damos cuenta con total claridad de que el dinero no es lo más importante en la vida.

    Interesante micro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jerónimo. Y bienvenido.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Los niños se alimentan de cariño, de atención, de abrazos y también de regañinas, pero todo dado con mucho amor. El dinero siempre es algo secundario, y lo que compra el dinero, también se puede sustituir con imaginación.

    Saludos

    Marinela

    ResponderEliminar
  6. Hola Sara, una casa en la que huele a cariño y a mimos, abrazos y achuchones, es un hogar con mayúsculas. Luego viene lo de la firmeza, el respeto, y las normas. Pero una casa muy grande con personas ajenas a nuestras vidas, no es una casa, es simplemente una construcción con ladrillos.

    Me ha gustado mucho y ¡tu dibujo también! (estoy con mis lápices de diferentes minas haciendo unas cosillas..., ya te contaré cuando acabe...)

    un besazo y que el 2014 traiga a tu casa una atmófera de mucho "hogar".

    ResponderEliminar
  7. Muy hermoso aunque... esto e slo que solemos decirnos los pobres ¿no?.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.