lunes, 26 de diciembre de 2011

Instantáneas de la irrealidad/8

Hoy lunes, un nuevo dibujo. 

¿Os animáis vosotros a regalarle una historia?

Podéis llevaros la ilustración a vuestra casa.



5 comentarios:

  1. ¡Es preciosa, Sara! y yo la veo muy, muy optimista.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Creo que la combinación de escritura e ilustración es maravillosa.
    Se me ocurrió un texto para la imagen:

    "La madre la había armado con retazos, minutos robados al descanso, y mucha imaginación.
    Tal vez por eso, de sus ojos de vidrio escapó una lágrima, mientras sentía que se ahogaba entre los brazos de la niña dormida"

    Un saludo cordial desde Argentina, y el deseo de un muy buen 2012.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Desde el comienzo había sido la encargada de administar los días, aún durante los miles de trillones de años en que nada existía, salvo el tiempo.

    Cuando el hombre llegó, su tarea se hizo más interesante. En épocas difíciles sacaba más rápidamente las hojas para que el sufrimiento pasara pronto; en tiempos de bonanza hacía que los días duren un poco más.

    La primer tarea del año era extraer el calendario, desenvolverlo, hojearlo superficialmente, verificar que las hojas no estén pegadas y todas esas tareas básicas de un buen administrador.

    Tenía mucha experiencia y no tardó en notar que el calendario 2012 era algo más delgado que el resto de los que había manejado. Revisó a conciencia y comprobó que figuraban los doce meses y que todos tenían el número de días acordado, salvo diciembre. Diciembre llegaba solamente hasta el 21, lo cual no era lo esperado. Debería preguntar al JEFE para ver si se trataba de un error o sería que en adelante todos los años vendrían más cortos. Antes de molestarlo prefirió verificar por sí misma. Con horror advirtió que el calendario de 2012 había sido el último.

    ResponderEliminar
  5. Elysa: Ella es tan optimista como tú! Un abrazo.

    Nedda: Gracias! Me encanta tu texto, porque me hace ver a esa niña de retazos de cristal en la ilustración.
    Un abrazo.

    Pablo: Esperemos que la "administradora de los días" continúe con su trabajo por muchos cientos de miles de años más... Seguro que los mayas veían un nuevo comienzo después de esa fecha que señalaban como final. Gracias una vez más por tus relatos que dotan de historias a mis ilustraciones. Un beso. Y feliz 2012!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.