lunes, 21 de mayo de 2012

Sueño

 “Mi insomnio será mi mejor aliado”, pienso mientras ensamblo el telescopio en la azotea. Poco tarda la noche en presentarse. Su manto de terciopelo azabache me mira desde una lente guiñándome un ojo. Los cuerpos celestes, antes tan distantes, ahora se acercan tanto que casi puedo ver entre destellos sus grietas. Y la luna, plateada auténtica, me muestra su mejor cara sin maquillar sus cráteres. Sin embargo, de repente, la vista se me nubla. Los astros no titilan, parpadean. No sé si son ovejas las que saltan o cuento estrellas de la constelación del Carnero. Me resisto a entornar los ojos pero una negrura cósmica me envuelve. Y entonces me pregunto por qué el sueño viene a mí cuando no lo llamo.

Diseño exclusivo by Aurora Ruá

Este microrrelato ha sido 
Finalista
en la X quincena del 
Concurso Minificciones en Cadena Triple C

podéis leer el texto ganador y los demás finalistas aquí.


29 comentarios:

  1. ¡Felicidades !

    Cuánto me alegro,"los astros no titilan parpadean" en estas palabras vi mis insomnios estivales, que los tengo...
    No sé quien ha ganado, pero quiero que sepas que te voté sin saber quién eras...

    Besicos, vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no ha tenido alguna vez una de esas noches?
      Gracias Cabopá.
      A ver si nos vemos alguna vez por estos mares...
      Besos.

      Eliminar
  2. Felicidades por esa final, aunque ya casi estés acostumbrada, y es que la que vale, vale :).
    Los insomnios son benos para la literatura, son inspiradores en la quietud de la noche, aunque como a tu astrónomo, basta que te llegue la inspiración y te arranques a escribir, para que te venza el sueño. La envidia del subconsciente y su afán de protagonismo, no hay duda.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy incapaz de hacer algo creativo si no puedo dormir... Necesito estar "con todas las pilas" :-)
      Gracias por tu comentario, Cormorán. Un beso.

      Eliminar
  3. Enhorabuena Sara, un insomnio muy bien aprovechado.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay gente que sabe sacarle partido a lo que para otros es una tortura...
      Besos, Rosa.

      Eliminar
  4. Algunas veces el sueño es el único refugio y otras un visitante no deseado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sueño, como todo, cuando más lo llamamos, menos viene...
      Un saludo, Pablo.

      Eliminar
  5. ¿ Qué cambió, Sara ? El sueño no era para aquel hombre un sopor que se apoderara de él, sino reposo consciente y voluntario. Permanecía despierto cada noche para gozar del placer del Universo y el deber del sueño durante el día. Como el proceso de decadencia y regeneración de su cuerpo era también consciente y sumiso, durante un tiempo, pensó que la duración de su vida quedaba sujeta a su voluntad, pero la muerte, como el sueño con su misterioso poder de amansar a las fieras, aprende a engañarnos, se allega descalza a nosotros, como alguien a quien seducimos, sin saberlo...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu visión del cuento. Y esa imagen de la muerte que se allega descalza, porque así me la imagino, entrando sigilosa y sin hacer ruido con la intención de sorprendernos.
      Besos.

      Eliminar
  6. Sara, a veces el maldito sueño se presenta cuando menos se le espera, mira que es inoportuno. Es muy poético este relato y me gusta las imágenes que desprende.

    ¡Enhorabuena por la mención!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nicolás. Enhorabuena también a ti por tu texto, merecido finalista. Besos.

      Eliminar
  7. Muchísimas felicidades Sara. El Sueño es un aliado cuando quieres dormir placenteramente y soñar casi eternamente, pero el insomnio es más incontrolable y a veces .... se rinde en el oleaje de los sueños.

    Me gustaron todas las imágenes que nos contaste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la frase tan inspiradora que dejaste con tu texto ganador de la edición anterior. Así es fácil :-)
      Besos.

      Eliminar
  8. Me gusta la ensoñación que tiene en sí el micro. Partiendo del insomnio al sueño astronómico. Sencillo transitar, en un guiño.

    Felicidades

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perderse en la negrura de la noche atrae, por afinidad, al sueño.
      Gracias, Xesc por la visita y por dejar aquí tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  9. Hermoso relato Sara. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nedda. Me alegra que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Precioso relato Sara, normal que quedara entre los finalistas. Felicitaciones.

    Y un fuerte abrazo desde mi mar,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yashira.
      Otro abrazo marino para ti.

      Eliminar
  11. Felicidades. Es una composición armoniosa, de alma prosáica en un lugar onírico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El texto lo fui componiendo poco a poco, en una sucesión de imágenes algo poéticas, quizás porque quería darle un cierto ritmo...
      Un beso, Albada.

      Eliminar
  12. Me gustó mucho en el momento que tuve que votarlo :D, como ahora que lo releo otra vez sin la presión de votar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus votos, Henry. Es difícil elegir cuando hay tan buenos textos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Duerme mejor la gente feliz y sin preocupaciones. Por eso se duerme este personaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso, Torcuato. Cuánto más nos preocupamos por dormir, menos dormimos. La felicidad de contemplar el cielo y hacer lo que le gusta le provocó el sueño con naturalidad.
      Besos.

      Eliminar
  14. Sara, es precioso, lleno de poesía. Y termina de forma perfecta, soñando. Para los que tenemos problemas de insomnio nos parece maravilloso caer en un dulce sueño. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Dicen que tenemos que estar reconciliados con nosotros mismos para que el señor de los sueños venga y nos robe los pensamientos...
    Quizás ahí esté la respuesta.

    Hermoso relato, Sara.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Siempre pasa, el sueño viene cuando no debe y cuando lo convocas no acude.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.