lunes, 11 de junio de 2012

Sabiduría popular

—Nadie me ayuda aunque madrugue… —se lamentó el joven campesino ante su campo aún sin arar.
—Vamos, hombre, no te quejes —lo animó un viejo aldeano que pasaba por allí—; hoy ha amanecido más temprano. 




Este microrrelato participa en el Juego del mes de Junio 

con el tema: Refranes. 

Podéis verlo publicado aquí.


La imagen pertenece 
al juego de junio.


19 comentarios:

  1. Entiendo tan bien la queja del joven, cuanta razón. Anda que no le queda nada.
    Un beso, Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, vaya lo que le queda todavía. Es duro trabajar el campo...
      Besos.

      Eliminar
  2. Las tareas del campo son desde la amanecida a la anochecida...y cada día no amanece más temprano, el campesino ha de estar siempre con el alba en su espalda..

    ¡Por fin llego!
    Voy con retraso de varios días, bonica.
    Besicos, es un placer venir por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cabopá. Una alegría verte. Cuesta llegar a visitar todos los blogs amigos...

      No amanece más temprano, el viejo lo sabe bien en su ironía.


      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Así fue siempre con las tareas de campo, y, según parece, ahora también con las de la ciudad...

    Besos con despertador, Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí en la ciudad también está aumentando la carga de trabajo para uno solo (que encima tiene que agradecer no estar él también en la calle).
      Un beso, Patricia.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Qué bueno que te guste, Virmared.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola Sara. Ví el nuevo juego propuesto hace unos días, pero aún sigo pensando ...A mí me gusta el tuyo. Las dos caras, la de la juventud y la de la experiencia, mirando el mismo vaso medio vacío y medio lleno.

    Buen "reframicro". Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has captado muy bien la esencia de este "reframicro".
      Gracias, Laura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. LOS REFRANES DE NUESTROS MAYORES HAY QUE ESCUCHARLOS COMO UN NIÑO LOS CUENTOS DE SU MADRE... UNA TRADICIÓN FECUNDA EN ILUSIONES INSOSTENIBLES LA DE ESE AMANECER DEL QUE HABLA...

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ilusiones insostenibles se alimenta el viejo, que de la realidad ya está de vuelta...
      Un abrazo, Amigo mortal.

      Eliminar
  7. ¿Qué quiere decir el viejo aldeano?, ¿que el joven no ha madrugado porque hoy ha amanecido antes??... Y ¿por eso no se cumple el refrán... y nadie le ayuda??

    Un beso porque quiero, aunque no me lo mande ningún refrán...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viejo, con una sutil ironía, solo quiere darle ánimos. Si ese refrán no se cumple, seguramente se cumplirá el otro :-)
      Mantener la ilusión, la sonrisa, es lo único que puede ayudarlo en su tarea en solitario (y llamar a trabajar en su campo a más personas...)

      Besos.

      Eliminar
  8. Sara yo ayer envié uno que se títula A quién madruga... a ver si lo cuelgan.

    El tuyo me gustó.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me perderé el tuyo, David.
      Siempre me pregunté si Dios ayuda también a los trasnochadores :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Sara, la sabiduría popular rara vez se equivoca, y cuando eso sucede, a temblar pues algo extraño sucede o va a suceder.

    Muy simpático tu relato de esta original iniciativa que espero puede participar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los refranes siempre buscan la mejor frase para cualquier situación...

      Estaré pendiente de leer tu "reframicro", como dice Laura.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Dos maneras de ver las cosas, dos aptitudes, la del anciano más positiva desde luego.

    Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.