miércoles, 9 de enero de 2013

Armas

Hoy mamá va a probar con la pistola de agua; un buen chorreón en la cara, dice, a ver si Julián se espabila un poco que lleva mucho tiempo dormido. Exactamente, desde que ayer le disparé con la de verdad. 


31 comentarios:

  1. ¡Uff, Sara! En una primera lectura, me has puesto los pelos de punta.

    Me voy a atrever a hacerte una sugerencia. Creo que si eliminas el "hoy" de inicio, ganará en verosimilitud. Ese hoy -a mí- me genera una sensación de continuidad que -en las relecturas- hacen que algo no me encaje.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Pedro. Es que las frases de REC tanto inspiran como limitan. Veré de quitarle el "hoy" o agregarle un "ayer" en la segunda frase.

      Es duro, sí. Pero ese inicio daba para ello.

      Un abrazo. Y gracias. Valoro mucho tus sugerencias.

      Eliminar
  2. Redondito redondito. ¡Chapeau, Sara! Estos cortitos contundentes me encantan. Beso va!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. Chiquito pero matón, como se suele decir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ay
    me ha dolido
    no creo que haya sido el hoy del que habla Pedro, tampoco son como Sandra, solo digo que: AY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Si, eso es lo que inspira.
      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  4. La verdad a veces duele y te deja sin reaccionar.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una verdad difícil de aceptar.
      Un abrazo, Rosa.

      Eliminar
  5. Uf Sara, qué difícil a veces aceptar la realidad, mejor hacer como si nunca hubiera existido, el problema es que al final habrá que enfrentarla.

    Un abrazo desde mi mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento lo hará, sin dudas. No queda otra.
      Un abrazo, Yashira.

      Eliminar
  6. Hola Sara, ¡armas al poder! ¡sublevación de los micros armados!. Perdona...desde el cariño ...¿crees que elegirán alguno que sugiera venganza, muerte, sangre, "pistolas"....?.

    Chica, creo que no. Creo que mañana nos sorprenderán con tres micros que se salen de ese argumento.

    El tuyo me gusta, tiene mucha fuerza y es realmente bueno para tan corto espacio.

    Recibe un beso, ¡amiga bicicletera!. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura. Pues estuve leyendo hoy los micros finalistas y, aunque el ganador era más "light", en los otros dos las pistolas eran para matar, se hable de animales o de personas.

      Es difícil escribir pensando en qué le gustará a un jurado. Es mejor, y más fácil, escribir lo que nos sugiera la frase de inicio, lo que más nos guste. Y si toca, toca :-)

      No soy mucho de concursos, no se me dan muy bien. Pero me alegra más que os guste a vosotros, los lectores, lo que escribo.
      Gracias, Laura. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Las pistolas maternas siempre tan tibias, tan benévolas. Si hay que apretar el gatillo, que sea con la de verdad.
    Como siempre, excelente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Amando. Nuestras pistolas son siempre de besos (quizás alguna regañina y un sermón también estén incluidos) pero de besos siempre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Si no me equivoco, es un relato en cadena, ¿verdad? :) ¡Es muy bueno, Sara!
    En un ratillo dirán los ganadores. Yo intento participar casi cada semana (ésta no), pero no hay manera!! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato en cadena, Andrea, es verdad. Yo tampoco participo todos las semanas, pero ésta me pareció inspiradora la frase de inicio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Clap, clap, clap!!!!!!!!!!!!!!!!
    Abrazo, Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esos aplausos, Patricia.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  10. Las armas alargan en unos casos la vida y en otros el sueño.

    Muy bueno.

    Un beso, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen las armas, son peligrosas por naturaleza.

      Me alegra tu visita, Amigo mortal.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Y aquí estoy, trayendote el relevo de Elysa

    http://elystone.blogspot.com.es/2013/01/te-acuerdas.html

    Para un punto final a la participación de los kiwis.

    Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sara!!! Finalmente y después de haberte cruzado en varios blogs he encontrado el tuyo. Y vaya que el 2013 me ha deparado un buen encuentro. Tu micro es la paradoja de la belleza. Excelente la construcción -emana un brillo de joya- con un trasfondo terrorífico.
    Muy bueno, mujer! Con tu permiso me quedo en tu casa. Un saludo cordial desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bee. Yo también me he cruzado contigo varias veces. Gracias por quedarte por aquí. Yo he aprovechado para conocerte. Historias fascinantes las tuyas.
      Nos seguimos leyendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Corto y efectivo, ¡me ha gustado mucho! La verdad es que la frase de inicio, con la asociación de mamá y pistola, acota tanto que es difícil sacarle una tangente al tema. Creo que con la pistola de agua y la velocidad del relato lo has conseguido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pistola de agua, contra lo que podría parecer, no aligera los efectos de la verdadera pistola.
      Me alegra que te haya gustado, Susana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Breve y cargado de tensión. Me ha gustado esa esperanzadora pistola de agua que no podrá con el efecto de la otra, pero que está cargada de esperanza.

    Fuerte abrazo Sara, espero escucharte pronto en REC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yolanda. Parece que con el REC no acierto demasiado.
      Escribí este micro quince minutos antes del cierre del concurso, el domingo, después de estar el fin de semana trabajando con otro, más elaborado, pero que no me convencía. A veces es mejor la espontaneidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Las armas de agua son el contrapunto de las de fuego.
    Me gustan las de plumas de almohadas, las de migas de pan en los banquetes, las de sonrisas en las reuniones, las de...

    Texto inquietante. Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.