domingo, 22 de julio de 2012

Pruebas clínicas


Un hilillo de sangre se le escapaba por la comisura de la boca mientras su cuerpo se revolvía entre estertores y convulsiones. La cara se le hinchaba paulatinamente. Tenía la visión borrosa, los oídos le pitaban y sentía la cabeza a punto de estallar.  El sujeto entró en coma y finalmente murió. Al poco tiempo el fármaco experimental fue aprobado y puesto a la venta. En las indicaciones del prospecto podía leerse, encabezando una larga lista: “Posibles efectos adversos”.




23 comentarios:

  1. G E N I A L
    Me lo llevo a mi muro, Sara!!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartirlo, Patricia. Un abrazo.

      Eliminar
  2. A saber qué entresijos se traen los que experimentan...

    Un abrazo extraño ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi preferible no saberlo (y no leer la letra pequeña)
      Un par de besos, Kayla.

      Eliminar
  3. Uf Sara ¿solo posibles? menos mal, que le pregunten al tipo que murió.

    Duro pero perfecto como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este texto se me ocurrió leyendo el prospecto de un simple jarabe para combatir la fiebre y el dolor. Entre los efectos adversos graves estaba "la muerte" por diferentes causas. Solo tuve que imaginarme como llegaron a esa conclusión...

      Un abrazo, Yashira.

      Eliminar
  4. Le tocó el efecto más adverso de todos los que podían darse. Es mejor pensar que en las pruebas de los medicamentos no se produce tal cosa, aunque quien sabe...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte no son comunes efectos tan graves.

      Un beso, Yolanda.

      Eliminar
  5. Menos mal que en España, hasta ahora, Sanidad lleva un control exhaustivo de los medicamentos... Pero además de inversión es necesaria honradez, integridad, ética o conciencia para no jugar o arriesgar la salud y la vida de las personas... por dinero , por reconocimiento u honores.
    En medicina, los fallos no admiten correcciones, no se puede repetir una vida.

    Un micro para reflexionar, Sara.
    (A mi padre le estuvieron tratando, durante un año, de una dolencia que no tenía. Antes de morir... vieron clara su enfermedad).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, en medicina los fallos pueden ser fatales. Y el camino hacia un diagnóstico acertado puede ser, en ocasiones, demasiado largo.
      Un abrazo fuerte, Petra.

      Eliminar
  6. Buenísimo, Sara. Da miedo pensar que somos objeto de prueba. Acá en Argentina 14 bebés murieron por haber sido inducidos engañosamente por un laboratorio farmacéutico a probar una vacuna. Es cierto, si, muchos medicamentos, en mi caso los del asma tienen en su prospecto "la muerte como efecto secundario" y no son de ensayo... Ana María Shua ha escrito un libro con ese título al que le debo una lectura.
    Me encantó cómo lo has narrado! Saludos van

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerte es el mayor efecto secundario.
      Yo tengo que leerme muy bien los prospectos, porque tengo efecto paradójico con algunos medicamentos :-)
      Un abrazo, Sandra.

      Eliminar
  7. Jope, Sara. ¿Para que hicieron las pruebas? Gastaron dinero a lo tonto. Ponen la fracesita esa siempre y a correr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esos efectos tan graves solo se dan en poquísimos casos aislados, y para el resto de las personas los efectos son beneficiosos, seguramente saldrá a la venta...
      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  8. Espero que no esté basado en hechos reales, que sea pura fantasía tuya, porque pone los pelos de punta pensar que sea verdad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es pura fantasía mía (eso espero), aunque siempre me he preguntado que si saben con detalle todos los efectos secundarios que puede causar el medicamento y la proporción, es porque ese 1 de 10.000 es una persona que ha sufrido esos efectos tan graves.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Sara, más de un caso similar se habrá producido en la historia farmacológica, quizás todos acallados. Que cuando conviene son coballas y cuando no...

    Me gustó como mostraste esos efectos secundarios.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces en nuestra realidad cotidiana están las historias más inverosímiles.
      Besos.

      Eliminar
  10. La verdad es que cuando uno mira los efectos secundarios de los medicamentos es para salir corriendo. Yo creo que se dan muchos casos de reacciones "adversas" pero se las considera "anécdotas", gajes del oficio. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, por ejemplo, si me tomo una pastilla para dormir o un valium me subo por las paredes de lo despierta y nerviosa que me pongo (me da el efecto contrario). Un caso anecdótico.
      Besos.

      Eliminar
  11. Soy de las que no puede leer una sola indicación adversa. A las pocas horas comienzo a sentir extraños síntomas que se parecen a lo leído. Si fuera una coballa de fármacos experimentales ...conmigo tendrían que rellenar un librito de varias páginas adjunto a la cajita del susodicho. Rezaría así : "En algúnc aso se ha observado sudoración de las manos, decaimiento de ánimo, extraños temblores y arritmias pasajeras!. - Esto en la página 1, en las siguientes....no quiero pensarlo ... -

    Un beso para tí,
    y me encantó cómo lo narraste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos efectos psicosomáticos son los peores. En ese caso, mejor no leer el prospecto :-)
      Un beso, Laura.

      Eliminar
  12. Todos los medicamentos tienen sus pros y sus contras, es una balanza. Ahora, no fiarse de ellos puede ser mucho peor, si no que se lo digan a Steve Jobs.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.