lunes, 6 de agosto de 2012

Carta de despedida


Querido hijo:

                He hablado con la muerte esta semana. Dijo que vendría pronto a buscarme y que me llevaría con ella para siempre. Desde entonces la espero todas las noches junto a la ventana tarareando recuerdos de antiguas melodías, mientras el ronroneo del viejo tocadiscos agita mis pies. En esta animada calma aguardo su llegada. No llores, hijo. No sufras por mí. La muerte luce el cándido rostro de tu madre.



24 comentarios:

  1. Cuando se tiene la certeza de que la muerte se acerca, lo mejor es esperarla con el talante de este abuelo; satisfecho de haber vivido intensamente.

    Un beso, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, MJ. Quizás alivia que la imagen de la muerte tenga el rostro de los seres queridos, que ya no están.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué serenidad desprende tanto el texto como el dibujo!
    Ojalá la esperáramos todos así.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuera así siempre, Ohma.
      Gracias por la visita. Bienvenida a este blog. Un saludo.

      Eliminar
  3. Que despedida tan amable, que manera tan maravillosa de decir adiós, cuando se sabe que se encontrará con el rostro querido...

    Precioso texto, Sara. A mi me gustan las cartas, escribí muchas hace tiempo, algunas todavía las retengo en la memoria.

    Besicos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo escribí pocas cartas, porque enseguida apareció internet... y todo cambió :-)
      Gracias, Cabopá.
      Un abrazo nublado y cálido, como el tiempo.

      Eliminar
  4. Sara, muy bonito este microrrelato epistolar, que ya me gustaría a mí protagonizar. Creo que no puede existir una mejor muerte que la esperada de esta forma.

    Me gustó mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que de la misma forma que nos enfrentamos a la vida, nos enfrentamos luego a la muerte.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  5. Tenemos que aprender que la muerte es algo natural. Nos queda mucho camino, incluso a los que creen en otra vida ulterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tememos más al sufrimiento o la agonía que suele preceder a la muerte, que a la muerte misma.
      Un abrazo, Cybrghost.

      Eliminar
  6. Que así sea en todos los casos. En el mío, también, aunque variaría algún detalle circunstancial. En el fondo, lo mismo siempre es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo es así, siempre hay alguien querido que se va antes que nosotros, que anima los momentos duros con ese ansiado reencuentro.
      Un abrazo, Amando.

      Eliminar
  7. Qué bien lo dices,
    con qué sencillez hablas de algo tan profundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras sencillas suelen ser las que más llegan al corazón.
      Un abrazo, Rosy.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, Virmared por tu sonrisa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me hizo recordar la figura de mi abuelo, que cantaba muy bien de joven, antes de morir volvió a tararearlas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será que antes de morir nos reencontramos con nosotros mismos?
      Un fuerte abrazo, Mei.

      Eliminar
  10. ¿Pero es que nadie se ha dado cuenta de que se trata de un parricidio?

    ResponderEliminar
  11. Sin duda, orgulloso anónimo, haces una lectura muy inquietante del texto.
    No te preocupes, el inspector que estudia el caso no ha pasado por alto esta hipótesis.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. El dulce momento de una espera tal vez demasiado larga. Un reencuentro deseado, un hijo que sabrá aceptarlo, un mensajero que no llega.
    Un besote desde este mundo

    ResponderEliminar
  13. No estaría mal que fuera así, con esa serenidad y la certeza de volver a encontrar a los que se fueron antes.
    Me ha gustado mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.