jueves, 20 de septiembre de 2012

Negación

Siempre que miraba al cielo vislumbraba otro destino para él. Ansiaba tanto volar… Sin embargo, aunque se negara a aceptarlo, de aquella joroba que crecía abultada en su espalda nunca brotarían alas. Había nacido así. Toda la vida debería llevar esa carga sobre su dorso, arrastrar sus pasos por el vasto desierto, seguir mansamente a la caravana.  



Este microrrelato ha sido seleccionado en el II Concurso de Microrrelatos ACEN
para ser publicado en el libro solidario "Bocados Sabrosos II".

Aquí podéis la lista de finalistas y seleccionados en el concurso. 
Entre ellos se encuentran buenos amigos. 


27 comentarios:

  1. Es un micro muy dulce, Sara. Me has despertado una gran ternura con él.
    Triste el destino del camello o del dromedario, pobres, aunque quizá ni se enteren, quién sabe.

    Enhorabuena por esa publicación. Me alegro de veras.
    Un beso, estimada Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si se les pasarán a ellos esas ideas por sus cabezas. Quizás sí, quizás es mi imaginación...
      Gracias, Isabel. Un beso.

      Eliminar
  2. Me ha encantado, consigues transmitir mucho en pocas palabras. Enhorabuena por el concurso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jon. Solo se permitían como máximo cinco líneas en el concurso. Aunque suficiente para contar una historia :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tu micro me parece una metáfora magnifica, la ilusión y los sueños que nunca se cumplirán...

    Besicos, amiga.
    A mi me hace ilusión, mucha estar en el mismo papel contigo y con otros amigos, más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querer ser lo que no podemos, lo que nunca será...
      A mí también me alegra compartir papel con todos vosotros.
      Besos, Cabopá.

      Eliminar
  4. Deseamos lo que no tenemos...

    Enhorabuena Sara un gustazo compartir papel con tantos amigos.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Me ha encantado tu aportación.
      Besos.

      Eliminar
  5. Un breve pero estupendo retrato de algo terrible: el querer y no poder.

    Nos acompañamos en ese libro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien. Ese libro será como tener un "cachito" de todos vosotros en mi biblioteca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un buen micro, merecedor de esa publicación, enhorabuena.
    Yo también he tenido la suerte de ver el mío seleccionado, así que nos "veremos" por el libro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué duro y qué tierno a la vez...
    Felicidades, Sara.

    Un abrazo de "entretiempo" ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la vida misma, Kayla. Dura y tierna a la vez.

      Un abrazo ya otoñal.

      Eliminar
  8. Esa joroba que no alberga alas me ha dejado pensando en cuántas cosas podrían ser otras si alguien así lo imaginase. Un micro que en su dulzura araña la conciencia.
    Felicidades Sara, es precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantas cosas... hasta nuestra vida podría ser otra si así lo imaginamos...
      Gracias, Paloma.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Sara, ¡Enhorabuena por la publicación! Es un microrrelato que merece esta distinción por aquello que cuenta y oculta. Me gustó mucho y lo disfrutaré en papel cuando lo tenga.

    Es un placer compartir espacio contigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy deseando leeros a todos en el libro.
      Besos.

      Eliminar
  10. Pues... me dije... el jorobado de Notre Dame, no sé, de repente le vi en las torres mirando si sobrevolar Paris. Pero no, ¡sorpresa!.
    Ha sido un salto vertiginoso al desierto, todavía estoy sin habla.

    Felicidades, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El micro juega con esas asociaciones que solemos hacer para desbaratarlas al final.
      Gracias, Rosa.
      Besos.

      Eliminar
  11. Buah, qué final. Qué bueno, Sara. Me gusta, es sorprendente al llegar el final. Jajaja. No me extraña que lo seleccionaran, de verdad. Además, por qué será que todo el mundo quiere ser lo que no es. Bueno, todo el mundo no sé, los ángeles no sé.
    Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás los ángeles desean ser humanos y bajar a esta tierra de banalidades, de pasión y trabajo... y experimentar, y morir y volver a experimentar. Quién sabe.
      Otro abrazo grande para ti.

      Eliminar
  12. Mostrar pero no contar o ¿cómo era eso? ¡Gran micro Sara!, mi más sincera enhorabuena y lo que más me alegra es que podré releerlo sin enchufar este trasto cuantas veces quiera.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, leer todos los micros de mis amigos tumbada en la arena, cerquita del mar. Todo un placer.
      Besos, Laura.

      Eliminar
  13. ¡Enhorabuena Sara, es estupendo! Mi micro también fue seleccionado, un placer compartir esos Bocados Sabrosos contigo!!Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, Montse. Celebro tu selección.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Pero aguantará más que nadie por ese desierto, sin perturbarse, donde todas las alas acaban por arder.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.