miércoles, 23 de enero de 2013

El Hotel de las Estrellas

Margaret se acerca al bar mirando desde lo alto de su nueva nariz y, discretamente, pide coca. Le traen cola. Agarra al camarero del cuello de la camisa y lo acerca hacia ella para susurrarle al oído “una raya”. Él se separa enseguida con un “no se preocupe, señora, de aquí no pasa”. Alterada golpea la barra diciendo que lo que quiere es un viaje, un buen subidón. El camarero llama al chófer, que la lleva en su descapotable por la autopista a toda velocidad. Horas más tarde, Margaret regresa al hotel con la falda aún flotando en el aire y desmelenada hasta las cejas. Llama al ascensor y un joven de colorido uniforme sube a su lado. Ella le muestra provocadora el escote de su blusa, pero el botones, solícito, se la abrocha. 


Este texto surgió mientras cursaba el "Microtaller de Humor" 
impartido por la Escuela de Fantasía.  

Estáis a tiempo de apuntaros al próximo taller que comienza el 20 de febrero y dura una semana.

20 comentarios:

  1. Jjajjajja gracias por las risas Sara!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya hecho reír.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  2. Jajaja!!! Estupendo por la hilaridad y la ironía! Saludos desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Practicando un poco con el humor y la ironía, que siempre vienen bien.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bueno,me ha encantado ese botones, jejeje
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese botones parece que sí sabe hacer su trabajo :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hay días que no hay quien se haga entender. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás en ese hotel no son buenos "entendedores". O tal vez sí y quieran fastidiarla (o ayudarla, según se mire :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Harta tiene que estar y con un cabreo de narices!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena enseñanza moral es la que hace aprender al lector lo que tarde o temprano tendrá que aprender por sí mismo. ¿ Qué es la droga sino un último afán de escapar de la realidad, como quien, hastiado de los sabores cotidianos, sólo tiene paladar para los estridentes ?

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
    2. Seguramente no aguante hospedada en ese hotel por mucho tiempo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho, gracias!
    Besos,
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carmen, por la visita.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Amigo mortal: Es seguro que hay muchas otras cosas sanas que nos pueden proporcionar un buen subidón :-) Quizás ese hotel es una clínica de rehabilitación encubierta. "Rehab Hotel" jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho tu relato.Tanto que me asaltan ideas y nuevas versiones para mis relatos, que no son gran cosa.Sólo decirte que me ha encantado,saludos desde Las Palmas.Jesús

      Eliminar
  8. Los despropósitos y las contrariedades casi siempre consiguen robar una sonrisa, Sara.

    ¡Un trabajo bien hecho, sin duda!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Esa capacidad de darle la vuelta a las cosas, y transformarlas en algo más bello es genial. Toda una locura de vida tras una idea equivocada, que le lleva a dar un paseo por otros aires menos dañinos que al final desprende una sonrisa irónica. Genial Sara, me has hecho disfrutar del micro desde la primera frase.
    Fco Marcos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.