jueves, 27 de junio de 2013

El valle de los gigantes

Dedicado a Pedro Peinado del blog: Lágrimas para cactus.

En este, como en cualquier otro valle, los vientos se llevan los años junto a las hojas caducas, el agua erosiona con lentitud las rocas y el ocaso trae consigo un sepulcral silencio que afortunadamente se rompe, al renacer el día, por el crujido de los huesos al crecer. 


Esta maravillosa foto es obra de Earthquakeboy.


10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tiene el micro una cadencia tranquila. A veces se me cuela algo de poesía en la prosa. Aunque lejos estoy de ser poeta :-)

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  2. Hay valles donde, al renacer el día, los huesos se quejan de artrosis. También son dignos de visitar.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esos valles nos quedan más cercanos de lo que quisiéramos :-)
      Salud-os para ti, Amando.

      Eliminar
  3. El "crac crac" de mis cervicales al despertarme...
    ¡Un saludo, Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me suenan a mí los dedos de los pies :-)
      Un saludo, Diego.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Tus textos siempre son inspiradores, Pedro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué precioso, Sara. Me encanta el final. Yo también soy fan, seguidor y enamorado de las letras de Pedro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus letras son un remanso, siempre suaves y a la vez gigantes.
      Gracias, Miguelángel.
      Un beso.

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios.