jueves, 20 de febrero de 2014

El acantilado

Con este haiku he quedado finalista en el concurso
Cuenta 140 Micro poesía, de El Cultural.es. El tema de la semana era "El acantilado".
Aquí podéis leer la relación de finalistas.


Ansiosas olas
lamen la abrupta pared
hasta alisarla.


19 comentarios:

  1. Me gusta. Y mucho.

    Un abrazo y que haya suerte.

    ResponderEliminar
  2. Un micro que nos deja abiertos a múltiples interpretaciones; y eso lo pone aun más en valor.

    Felicidades Sara.

    ResponderEliminar
  3. Muy bellos, Sara. El haiku y el dibujo. Felicidades por la selección.

    Cariños, MAB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariángeles. Me alegra que también te gusten las olas :-)

      Eliminar
  4. Insistir, no queda otra que insistir. Alisamos lo que querramos, como las olas.
    Saludos y felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el agua sí que sabe insistir. Poco a poco, despacito, perseverando, y siempre lo consigue.
      Un saludo, Walter.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. ¡Gracias, Patricia! Qué alegría verte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Enhorabuena y suerte...
    El dibujo muy bonito y acorde a tan sabias palabras.
    Un beso Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Me ha encantado tu pinar. Se ve que lo riegas muy bien :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Ay, mucha gracias Sara!, a mí también me gusta más ahora.

      Eliminar
  7. Merecías ser ganadora. Es muy bueno el haiku.
    Un abrazo con un lazo enorme y rimado ( o dos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía hay alguna posibilidad, el fallo es mañana. Pero es bastante improbable. Acércate a leer el resto de finalistas y lo verás :-)
      Muchas gracias, Kayla, por tu comentario.
      Un abrazo de tres versos.

      Eliminar
  8. Sara, no sé qué me gusta más: el haiku o el relato. Eres fantástica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la visualidad de este haiku tuyo, Sara. Aún si no estuviera el dibujo (precioso, por cierto) seguría viendo en mi mente a esas olas ansiosas, lamiendo incesantemente la abrupta pared.

    Cariños, M.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.