lunes, 24 de febrero de 2014

El velatorio

En su lustroso ataúd de caoba forrado en encaje blanco, Don Ernesto espera cariacontecido a quienes se acercan a llorarlo. Y, sin escatimar palabras de consuelo, les da el pésame por su lamentable pérdida.


17 comentarios:

  1. Me pasa algo parecido y huyo, con cara de pavor. Pero qué educada manera de irse de este mundo. Eso es ser educación hasta el final.

    Un abrazo, Sara, me provocaste una sonrisa...de muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta la muerte, sí :-)
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar


  2.  Hola, Sara Lew.

      Obras atractivas.
      Usted es el excelente artista.

      Doy las gracias por su apoyo habitual y abundante.
      Que tengas una buena semana.
      Un abrazo. 
      Desde Japón, ruma ❃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ruma.
      Muchas gracias por la visita. Me he pasado por tu blog y me ha encantado. Fotos y caligrafía: bellísimas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Aquel se cree importante, ni es capaz de morir callado¡¡¡, JEJEJEJ

    Besos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será cortesía y puro ego? :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Lujosamente y sin perder su caballerosidad, me recuerda a alguien que conocí, jaja. Igual todos vamos al mismo lugar.
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es seguro que todos nos vamos, sin importar la calidad del ataúd:-)
      Un saludo, Oriana.

      Eliminar
  5. Hola Sara, me ha encantado tu micro ilustrado. No falta detalle en la descripción exquisita para mi gusto y con un humor negro que lo engrandece.
    Genial!
    Saludos!!
    (He enlazado tu blog en el mío para poder seguirte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Hace tiempo que te veo por la red. Veo que compartimos bastantes espacios y me alegra mucho verte por aquí.
      Me ha pasado por tus blogs, interesantes y completos todos, en especial el de las reseñas.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias Sara!
      Un placer para mí disfrutar de tus micros ilustrados!
      Otro abrazo para ti!
      :)

      Eliminar
  6. No le basta con ser el centro de la "función", ¿también ha de ser el único que tiene guión? No se si se pasa de educado o de egocéntrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que le gusta ser el rey de la "fiesta".
      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  7. Jajaja, es una divertida postal de la muerte. A mi me encantaría tener una oportunidad así ese día y decir cuatro osas para quedarme a gusto. La pena en realidad es del que queda no del que como él se va.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.