jueves, 27 de febrero de 2014

Haiku: Mariposas

Hienas aladas
aquí en el estómago;
tal vez desamor.


10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Es que es la versión negra :-)

      Un abrazo, Miguel Ángel.

      Eliminar
  2. Las mariposas se convierten en gases por la indigestión del amor.

    Me encanta, Sara, tanto el haiku como el "haiga"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, son los efectos secundarios del desamor: hienas aladas, gases y acidez de estómago :-)
      Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  3. No siempre esas mariposas en el estómagos tienen que ser por amor. ¡Al final, las mariposas tienen un amplia relación con la angustia! Estoy angustiado porque me enamoré. Estoy angustiado porque me peleé.
    Hay una manifestación diferente, al menos para mí, respecto a todos los seres que habitan en el estómago, y es la forma de manifestarse de los sapos.
    El sapo hace ruido. El sapo se manifiesta. La mariposa no, el que la padece únicamente la percibe. El resto ve algún síntoma leve: una cara triste, una lagrimita. Pero el verdadero padecimiento de la mariposa, se lleva dentro.
    ¡Un abrazo! Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas veces, las mejores, el aleteo de las mariposas en el estómago nos hace cosquillas, y nos reímos y se nos pones la cara de bobos, esa tan característica del enamoramiento. Pero no siempre es así, como dices.

      Gracias Diego por pasar y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Brillante, Sara. Me encantaron ambos, haiku e ilustración.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Yolanda.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios.