lunes, 11 de marzo de 2013

Despertar

Por la mañana me levanté rara. Y no lo digo sólo porque la piel se me caía a jirones y me olía el cuerpo a carne descompuesta, sino porque cuando llegué a la oficina, me pareció ver que todos eran zombis deambulando entre ordenadores y papeles.



22 comentarios:

  1. Si hay un buen motivo para ser optimista un Lunes es leyéndote, Sara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un despertar bastante raro, sí señora. Como siempre, un micro excelente.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Hay dias en que lo siento así, pero sé que estoy viva.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zombis vivos se ven mucho por ahí, Luisa. Y los lunes por la mañana, más :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El caso es que cuando los zombis te vimos llegar a la oficina, nos repugnó algo tu aspecto tan formal y tu olor a ducha reciente. No te dijimos nada por si te molestabas, nosotros somos así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Ella vista por los "zombis" de la oficina da para otra historia...
      Un abrazo, Amando.

      Eliminar
  5. Hola, Sara:

    Me gustaría publicar este relato en la sección Cazando talentos de mi blog (ladydragona.com), si me das tu permiso, por supuesto.

    Mil besos,
    Inés

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto, Inés. Encantada.
    Y gracias por pasar por aquí a leerme. Ha sido una grata sorpresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me has arrancado una sonrisa, Sara. Yo también los veo así al llegar a la oficina. Sólo me falta que se me caiga la piel a tiras y empezar a oler mal.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ni ante las evidencias podemos ver en nosotros los defectos que vemos en los demás :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy ingenioso, Sara. Esa sensación de sentirnos autómatas y andar deambulando entre zombis es bastante frecuente, sobre todo a primera hora de la mañana de un lunes. Menos mal que la autoestima va subiendo según transcurren las horas y la semana.
    Genial !!!
    Un abrazo, Sara !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pasan las horas y parece que todo de acomoda en su sitio, nos recomponemos y volvemos a la vida (incluso deja de caérsenos la piel jaja.
      Un abrazo, Atenea.

      Eliminar
  9. Mi trabajo parece más bien una especie de circo romano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos hay más energía :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Excelente!Felicitaciones Sara!

    ResponderEliminar
  11. Gracias Sara por compartir y difundir literatura en este blog, enhorabuena por tu página. Para todos los amantes de los microrrelatos os comentamos que hemos puesto en marcha en la página de mundopalabras.es un concurso, el ganador se llevará como regalo un lote de libros, compuesto por "63 claves para escribir buenos microrrelatos” y además la novela "El caso del cadáver sonriente”, escrita por Paco Piquer Vento. Podéis consultarlo en http://www.mundopalabras.es/2013/03/13/concurso-pon-titulo-a-la-imagen/. Gracias y suerte a los participantes.

    ResponderEliminar
  12. A veces también me siento un zombi como los del relato en mi trabajo (rodeado de papeles y PC's), ¡pero por las ganas de hincarle los dientes al cerebro de algún cliente indeseable y maltratador! Perdón, me descargué aquí, je.
    Muy bueno, Sara.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.