viernes, 8 de febrero de 2013

El disfraz

Este texto participó ayer en el Vendaval de Microrrelatos Carnavalescos,
organizado por la Escuela de Fantasía.

Carlos llegó en febrero a Las Palmas en viaje de negocios. Lo primero que hizo cuando entró a la habitación del hotel fue soltar su maleta, que pesaba más de lo que recordaba. Estaba tan llena que, al abrirla, las ropas saltaron desperdigándose sobre la cama. Faldas, sujetadores y vestidos anunciaban la fatal confusión. Después de lanzar improperios y de dar vueltas por la habitación, contrariado, sin saber qué hacer, salió a la terraza a tomar el aire. Por la calle desfilaban músicos, bailarines, comparsas fastuosas y los más coloridos disfraces. Miró nuevamente la maleta rebosante de prendas de mujer, y se le ocurrió una brillante idea.



20 comentarios:

  1. Y seguro se lopasó de escándalo.
    Feliz carnaval Sara.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí.
      Feliz carnaval para ti también.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Quizás fue solo una confusión de valijas; o quizás, además del viaje de negocios, otros menesteres requerían de sus horas de ocio y de aquellas prendas. Quién sabe...
    Lo cierto es que la pasó genial, por lo que se infiere de tus letras.
    Muy buen texto, como es habitual en vos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanito. Quién sabe qué mas haría con aquellas prendas... A veces viene bien un cambio de perspectiva.
      Gracias por la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No hay mal que por bien no venga...O al menos eso dicen.

    Besos de carnaval desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que esa vendría a ser la moraleja del cuento.
      Un beso disfrazado de abrazo :-)

      Eliminar
  4. Yo nunca entendí esa manía de los hombres de disfrazarse de mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que nada porque suelen ser disfraces bastante grotescos. Menos comunes son las mujeres disfrazadas de hombres :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Saber convertir los contratiempos en pasatiempos es una virtud...

    Bueno el relato es magnífico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virtud de la que bien vale contagiarse.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Qué bueno, Sara! Eso se llama saber aprovechar las oportunidades y ponerle buena cara al mal tiempo.

    Estupendo micro.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás se perdería su reunión de negocios, pero desde luego no la fiesta.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  7. Supongo desahogaría sus penas. Como dicen mis compañeros, al mal tiempo buena cara.

    Me has hecho sonréir.

    Saludos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra esa sonrisa, Francisco. Esa era la intención.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha gustado ese giro! La actitud es fundamental, seguro que Carlos lo pasó en grande!

    ResponderEliminar
  9. Hola Sara, veo que tampoco desaprovechaste la oportunidad de la escuela. Yo también lo hice y saldrá mañana publicado (si el tiempo lo permite). Una vez tuve una maleta igual a otras tantas que tenía todo el mundo y cuando salió por la cinta trasportadora ... no sabía cuál de todas era...y .... bueno, no te descubro lo que ocurrió, porque fue la historia al revés de la que tú cuentas pero ¡sin carnaval! para poder aprovechar la ocasión, jajá.

    Buen giro para aprovechar el inconveniente y seguro que Carlos se lo paso genial.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Un hombre de recursos tu protagonista.

    Feliz carnaval, Sara.

    ResponderEliminar
  11. Y mañana lo vamos viendo. Hoy, hoy es carnaval y tu protagonista no lo verá pasar. Lo vivirá a pleno.
    ¡Saludos carnavalescos van, Sara!

    ResponderEliminar
  12. Experiencia muy provechosa y oportuna en carnavales. Feliz carnaval también para ti. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.