jueves, 7 de febrero de 2013

La niñera

Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel, pero yo sé la verdad: ¡este crío es un demonio! No porque me arranque el pelo cuando lo cojo en brazos ni porque tire los juguetes a mis pies para que me caiga. Tampoco porque me mee siempre en los ojos cuando le cambio los pañales ni porque unte con los dedos las paredes de caca. No. Lo digo por esas dos protuberancias que le crecen en la frente, y por su larga cola roja.   

35 comentarios:

  1. Ja ja! Me encanta este pequeño demonio, Sara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Jajaj... Genial. Dormidito con un "Demonio".
    Un beso Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que parece un angelito ese demonio :-)

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Angeliiito! ay perdón, je je.
    Muy bueno Sara.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que fiarse de las apariencias...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jajaja, ¡que bueno Sara!!
    Muchos angelitos estamos colgando hoy en la red.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y me lo estoy pasando bien leyendo las historias de esos angelitos...
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ángeles Sánchez Gandarillas7 de febrero de 2013, 18:03

    Muy bueno, me hace sonreir; eso viene siempre muy bien. Buen relato que no desentraña hasta el final. También tengo por ahí dos angelitos. Somos una pandilla de "escribidores" que estamos por todos lados.
    Abrazo.
    Lines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángeles. Una enorme pandilla, sí, con una afición en común: la escritura.
      Gracias por la visita. Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Qué bueno! Pues va a ser que sí, que de angelito tiene poco.
    Es preciosa la ilustración.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que también le están creciendo un par de alitas en la espalda :-)

      Un abrazo, Nieves.

      Eliminar
  7. Has dibujado el diablillo-bebé más hermoso que había visto en mi vida!!!!!!!!!!!!!

    Aprovecho para comentarte que estaré algo alejada del mundo bloguero por un tiempo, y además, claro, agradecerte este texto que me ha regalado la sonrisa con la que me voy de tu casa

    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia. Espero volver a verte pronto, y a leerte pronto. Te deseo todo lo mejor. Un abrazo fuerte lleno de afecto.

      Eliminar
  8. Un demonio que duerme como lo que es, un ángel. ¡Qué bueno, Sara!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que todos los bebés parecen angelitos cuando duermen...
      Gracias, Pedro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha llenado de ternura este angelito. Con ese dibujo tan tierno, quién se asusta del demoniejo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto la niñera se asusta de él cuando se despierta...
      Encantada por tu visita, Isabel.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Marta López Cuartero7 de febrero de 2013, 22:20

    ¡Ay, ese demonio! ¡No da mucho miedo, el angelito! Nos desorientas con ese bebe tierno durmiendo...Esta genial. Un abrazo . Claudia-hormiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si lo dibujaba muy demonio adelantaba el final jaja. Aunque en el dibujo ya se le notan los dos cuernitos que le crecen en la frente...
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Muy bueno Sara .
    La ilustración una pasada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué final! Genial, Sara. Saludos...

    ResponderEliminar
  13. ¡Otro angelito disfrazado! jajaja...Sara...estos niños tan dulces en sus cunitas no tienen desperdicio - utilizo el plural porque ya he leído varios -.

    Muy bueno el aguantar hasta el final con esa cola roja escondida entre las letras... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muchos angelitos vuelan por ahí esta semana...

      Un abrazo, Laura.

      Eliminar
  14. Jajaja, el angelito apunta maneras. Me encanta la historia que has creado con esa frase. Divertida y con un punto negro.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, vamos buscando el contraste, y ese angelito no podía traer nada bueno...

      Un abrazo, Elysa.

      Eliminar
  15. Ay Sara, que miraba tu dibujo con poca atención, según parece, porque el final del texto ha desatado una carcajada que caasi me como el teclado.

    Gracias. Final espléndido. Angelitos...Un abrazo grande para un ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En unos meses esos dos cuernos ya no pasarán tan desapercibidos...
      Gracias a ti, Albada, por leerme. Un beso.

      Eliminar
  16. No sé cuál me gusta más si el angelito pintado o el escrito. Son preciosos los dos!!! Durmiendo todos parecen angelitos, cuando despiertan les salen los cuernos, jaja

    ResponderEliminar
  17. Hola Sara, encantada de visitar este espacio de letras, conjugadas con tus propias ilustraciones. Me gusta :)
    El dibujo del pequeño ángel-demonio es una gozada. He disfrutado de este pequeño paseo por tu casa. Gracias :)
    Un abrazo azul desde mi "Barco de papel"

    ResponderEliminar
  18. El dibujo es encantador, y la niñera que en segundo plano vive sus diabluras. ¿Qué ocurrirá cuando sea más grande?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Muchas muchаs gracias por еste sie
    tаn increible, ahora mismo lo cοmuniсo en mi twittеr.
    muсhas gracias.he puеsto en mi web un linκ a tu blog.

    Μі site tiene un PR dde 3.ѕаluԁetes!


    my page; acсesoгiοs сunas pаra bebes
    (http://www.carritosbebe.org)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.