viernes, 29 de marzo de 2013

Haiku





Un terremoto
rompe el espejo. ¡Suerte!
Aún me veo.


22 comentarios:

  1. ..Y se te ve muy bien. Una idea muy original
    Besicos, amiga Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ingenio y optimismo van muy bien juntos :-)
      Un abrazo, Cabopá.

      Eliminar
  2. ¡ Felicidades!

    Tantos espejos rotos a veces nos hacen creer que ya no somos nada; me alegra que en tu caso aún te veas.

    El haiku, perfecto en forma y fondo.

    Un abrazo grande ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El espejo roto es algo externo, no necesariamente refleja nuestro interior, que puede continuar íntegro y firme, incluso feliz.
      Gracias, Kayla, reina de los haikus sensitivos :-)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Le has dado vuelta a la tortilla, o mejor dicho a la mala suerte.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la buena suerte es solo continuar vivo. Que ya es mucho :-)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Verse es un espejo roto es verse mil veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y difícil es sentir que somos uno ante múltiples reflejos...
      Un abrazo, CDG. Me alegra tu visita.

      Eliminar
  5. Sorprendentemente , sorpresivo
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un haiku con sorpresa. Un reto que me puse.
      Besos.

      Eliminar
  6. Los Haiku me atraen especialmente, aunque no sé si podría escribirlos. Y este tuyo me gustó mucho Sara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que puedes escribirlos, Miguel. Todo es empezar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues sí,en cado trozo. Los haiku me atraen mucho pero no los domino, aunque el tuyo lo dice todo.
    Besicos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos reconocemos en cada trozo, en cada herida que dice que estamos vivos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Sara, tu haiku está correcto en cuanto métrica, también describe una imagen directa y consigues una evocación trascendental. La cuestión que comentas de experimentalidad depende más de la composición del jurado, porque puede ser un grupo de personas que se adscriban al haiku más puro y despojado (más observador de una naturaleza que nos supera y eleva) Pero curiosamente tu haiku consigue todos esos cometidos.
    Que la imagen la consigues en un hogar contemporáneo en lugar de en el campo o en una choza de alguna época pretérita yo no creo que le reste valor a tu haiku. Vamos, que todo este párrafo rollo te escribo, para decirte que me ha gustado.
    Ahora cuelgo unos enlaces sobre el arte del haiku para quien os interese. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Muy interesantes los enlaces que comentas. Hay mucho para leer y aprender en ellos.
      Hace un par de años hice un cursillo de Haiku y me aficioné a escribirlos. La pena es que ya no me pongo a ello con la asiduidad que quisiera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Por eso hay que cuidarlo bien, Amigo mortal. Solo tenemos uno y no siempre se recompone de los quebrantos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me gusta mucho porque la ambigüedad que le veo a ese terremoto (literal y figurado), y por ser un haiku diferente a lo habitual (naturaleza, etc.)
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Cuánta habilidad, Sara, para describir tanto en tan pocas palabras. Te felicito.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.