jueves, 16 de mayo de 2013

Recortes de presupuesto

Mientras el alcalde soñaba con la indemnización que debería pagar, el oficial de mantenimiento con el parque que debió vigilar, el operario con el tornillo del columpio que debió sujetar; los padres de la niña no dormían.



Iniciativa organizada por:



23 comentarios:

  1. El sueño de los injustos..., suena indignante.

    Bueno, bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas ocasiones se olvidan (y más con los recortes actuales de presupuesto) de mantener los sitios públicos. En el mejor de los casos se contentan con poner una cinta blanca y roja alrededor de toboganes y columpios, que se continúan así cerrados por meses hasta que se reparan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No soñemos... Entre todos tal vez habríamos podido... un buen texto para reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego vienen las culpas y las disculpas...
      Un saludo, Dominique.

      Eliminar
  3. Estos recortes nos llevaran incluso a perder los sueños, porque el sueño ya nos han hecho perder...No lo consintamos.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sueño y los sueños, es demasiado, Cabopá, demasiado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Unos por otros...

    Besos indignados desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Sara, golpe a la conciencia del cual no debería despertarse más de uno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo se puede recortar. La seguridad, no.
      Un abrazo, Nicolás.

      Eliminar
  6. Detrás de toda desgracia hay una cadena que en algún momento pudo haberse interrumpido; la conciencia de cada quien dicta su parte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, José Manuel. Quizás el destino sea inexorable, o quizás no. Puede que, como dices, en algún punto de la cadena la tragedia pudiera haberse evitado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. En la cadena siempre hay alguien que sufre. ¿Por qué simpre suelen estar en el último aldabón?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran pregunta, Adivín. Pero poco a poco irán cayendo los grandes por su propio peso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Fantástico relato, Sara. Hace tiempo que a nuestro columpio lo sujetan dos tiritas deshilachadas. Ya casi caemos. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Jo, Sara, me has puesto los pelos de punta con una sola frase... Cómo se indemniza una vida???

    Besossss indignados (qué falta de responsabilidad)
    Amparo

    ResponderEliminar
  10. Luego dirán que se podría haber evitado.

    Ostras, me quedo petrificada con tu micro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy poquitas palabras para decir tanto!! Una apuesta impresionante Sara.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  12. Incluso sin el título es buenísimo. Y no se puede hablar mejor sobre nuestras responsabilidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Y durmiento como unos benditos: banqueros y políticos, porque ellos lo están haciendo lo mejor que pueden.
    También es cierto que nunca han podido mucho, esto lo añado yo junto a una pregunta: ¿entonces por qué les escuchamos u obedecemos? Han demostrado que no cumplen, ¿no es eso suficiente?

    Me voy a callar porque me enciendo..

    ResponderEliminar
  14. Está muy bueno porque todo el relato es una pirámide descendente, en donde cada uno tiene parte de responsabilidad. El título del relato nos informa la responsabilidad del alcalde y su posterior preocupación.
    ¡Saludos, Sara!

    ResponderEliminar
  15. Te recomiendo ver " El reposo del guerrero " de Érika Collado - http://www.eyeseich.com/p/videos.html -, cortometraje en blanco y negro de 13:20 minutos, rodado en Jaén. Cámara digital de fotografía Leica, presupuesto 0,80 céntimos.
    Un año de dedicación, bien cuidado, escrito y narrado. Para que recuperes la esperanza y la confianza en este mundo.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.