martes, 3 de septiembre de 2013

La terapia


“Cuénteme por qué considera usted que debo darle el alta” le dijo el psiquiatra apoyando el índice en la barbilla. Y el interno, amparado por la placidez despersonalizada del diván, y por los grilletes que le impedían reaccionar de otro modo, comenzó a mentir. 

24 comentarios:

  1. Me falta un dato, ese que te has callado y que da toda la emoción: el comentario del psiquiatra es para que el otro empiece a "cantar" o porque es tonto y no se entera de nada.
    Menudo comecome de cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero creer que por lo primero :-)
      Un abrazo, Luisa.

      Eliminar
  2. Hola Sara, la mentira ha dejado a muchas mentes disociadas en libertad.
    Pobre de tu interno que quizás, no lo sabemos, nunca llegue a mentir bien.
    Un nivelazo lo tuyo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, no sabemos si pasarán como verdades sus mentiras.

      Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Excelente, Sara! Un micro soberbiamente medido que hace de su última palabra el punto de apyo del vértigo de la historia.

    Un abrazo con aplausos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente se acortan más mis micros, valga la redundancia :-) A veces me gustaría recuperar la facilidad para desarrollar en largo una historia.
      Gracias Pedro por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Mentir es la única salida que poseen los que ya no la tienen. Un micro fantástico. Un abrazo.

    http://lecturaalahoradelte.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentirse a uno mismo y, a base de hacerlo diariamente, creerse que es verdad.
      Un abrazo, Aldonza.

      Eliminar
  5. La mentira es siempre lo mas fácil a lo que agarrarse, aunque casi nunca suele resolver nada.

    Buen relato Sara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, por lo general la mentira enmaraña más la situación. Y si la resuelve, suele ser solo de manera superficial.
      Un saludo, Alfonso.

      Eliminar
  6. Sin duda se encontraba en una situación en la que la mentira era el único arma del que echar mano.

    Gran micro, Sara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O también podía decir la verdad. A veces depende de lo que el interlocutor desee oír.
      Un abrazo, Yolanda.

      Eliminar
  7. Todos queremos que nos mientan alguna vez, no iban a ser diferentes los psiquiatras, je je.
    Abrazos Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que un buen profesional está "entrenado" para distinguir cuando un paciente se confiesa de verdad, o cuando miente. Como así también habrá personas expertas en el arte de la manipulación :-)
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  8. Muy bueno, Sara. Cómo me sorprenden tus desenlaces abruptos, estudiados, sin tiempo para la duda. Me parece un micro irónico, inteligente, resolutivo, creativo.
    Un abrazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una distancia tan corta cada palabra cuenta.
      Otro abrazo grande para ti, Amparo.

      Eliminar
  9. Y sí, si no nos permiten otra salida, hay que mentir. Mi psiquiatra, por ejemplo, me creyó y ya me ves, después de tanto tiempo pude venir a visitarte.

    Voy a decirte dos cosas más antes de irme. En primer lugar, siempre rechacé con cierto vigor afectado el mote de 'microrrelatista', porque no lo soy, pero contigo aprendí a respetar este género en el que eres única. Finalmente, quiero que sepas que tus palabras no pasan inadvertidas, me llena de orgullo lo que dices en mi espacio. Allí lo dije, acá lo repito, cuando la palabra de halago viene de una artista 'de verdad', el valor se multiplica.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso te he llamado "cuentista", porque cuando te leo siento que estoy ante un avezado contador de cuentos ;.)

      Gracias por tus palabras, Humberto. Desde que empecé este blog, hace ya casi tres años, has sido un referente para mí en la red. Tu calidad no decrece, siempre se supera y se afianza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Interesante. Dentro de su simplicidad formal, de su ausencia de artificios, da para muchas vueltas. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El antes y el después los tiene que completar el lector, que seguramente me odiará por dejarle trabajo :-)

      Un abrazo, Miguelángel.

      Eliminar
  11. Me pareció una síntesis de toda una especialidad.
    La verdad esconde lo que nadie quiere considerar normal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me imagino a una persona tan mentirosa que es capaz de convencerse con su propio discurso. ¡Muy ingenioso tu texto, Sara! Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.