lunes, 26 de marzo de 2012

Incoherencias

Cuando el viejo pastor se jubiló, traspasó al hijo el cuidado del rebaño. Sin embargo, el joven aprendiz de cosmopolita abandonó los pastos por la ciudad. Allí acudió a la Universidad y fue un estudiante comprometido con la protección del medio natural, ecologista y ferviente defensor de los derechos de los animales. Mientras tanto, sus ovejas desfallecían de hambre, y su anciano padre moría de pena pensando que su hijo rechazaba su legado porque odiaba el campo. 


Imagen realizada por Juanlu, del blog: Dibujando sueños.


Este texto participa en la iniciativa de Microrrelatos Ecologistas
propuesta por Luisa Hurtado González,



32 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu granito de arena, tan tan importante, con el que creo que nos retratas muy bien a muchos.
    Por otro lado, y me da la risa porque te ha pasado algo que me pasa a mí con muuuucha frecuencia, es ese "Gonzales" tan flamenco.

    Un beso fuerte y gracias, Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es una alegría colaborar contigo y con Juanlu, Luisa. Gracias a vosotros. Y qué decirte, disculpa el error, a veces se cuelan inconscientemente :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Demasiados ecologistas de salón. Buen micro. ¿Os habéis planteado quitar las palabras de comprobación en los comentarios? Cada día se hacen más difíciles de entender. Piedad de los comentaristas. A ver si al tercer intento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir del campo es duro, y más lo es para muchos vivir en él...
      Ya he quitado esas benditas palabras, Amando. Vamos a probar qué pasa sin ellas, si es verdad que se viene el fin del mundo jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bonita combinación de dibujo y texto, me gustó mucho esta colaboración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Sergio. Los dibujos de Juanlu siempre añaden un plus a los textos.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Un placer caminar contigo Sara.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo lo mismo Juanlu.
      ¡Muchas gracias!
      Besos.

      Eliminar
  5. Sara, excelente visión de una de tantas incoherencias de los seres humanos. Me ha parecido un relato-espejo muy apropiado.

    Buena colaboración la vuestra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos dividimos entre varias opciones. Y a veces, para que la elección sea coherente con nuestros deseos, debe ser incoherente con los deseos de los demás... Gracias Nicolás por leer y comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Otra vez lo habéis conseguido!! Vaya par...de tres.

    Un abrazo triple a repartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. ¡Ya estoy disfrutando de mi tercio de abrazo!

      Eliminar
  7. Me encantó Sara, y dejé allí otro comentario con mi peculiar visión del micro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le faltó regresar. Hay muchos que sí lo hacen, y que son capaces de reflotar pueblos enteros...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. El relato denuncia me gusta y coincide con mi opinión de que algunos que se definen como ecologistas no dejan de usar el coche para ir a trabajar, hacen mal uso del combustible, etc.
    Juanlu lo clava, con ese árbol moho que sale del texto y la mascota oveja fuera de combate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta ser 100% ecologista. Aquí los viejos del pueblo me miran mal cuando recojo las cacas de mi perra con una bolsa. Para ellos son excentricidades (o asquerosidades) porque "lo que hacen los perros no se toca". Y en todo caso, estoy gastando bolsas de plástico...

      Juanlu sabe reflejar como nadie la idea y el "alma" de los textos. Estoy muy agradecida por su colaboración.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Cierto, muy cierto que hay gente así: Ecologistas de salón.
    ¿A quién pretenderán engañar? ¡Qué penita me dan!
    Gran colaboración, chicos. Felicidades.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay, para todos los gustos :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy adecuado el texto para la ilustración. El mensaje interesante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me encanta el resultado de estos trabajos en equipo :-) Un abrazo.

      Eliminar
  11. Preciosa la ilustración de Juanlu, y el texto y el título no pueden ser más acertados

    Un saludo Sara,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones de Juanlu siempre hacen que los textos se lean mejor.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Me encantó como Juanlu dibujó a la oveja desfalleciendo cual mancha en el piso. También el micro en sí; que fácil es amar "de la forma correcta" lo que está lejos de nosotros,,, con la teoría todos somos expertos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volver a los orígenes implica renunciar a la modernidad... difícil elección. Aunque hay gente que es capaz de compaginar ambas cosas.
      Esa oveja de Juanlu es genial. Lo dice todo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Sara un título excelente para un micro cargado de grandes verdades. La ilustración de Juanlu lo acompaña de maravilla.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elysa. El mérito lo tiene Luisa, que con su iniciativa de Microrrelatos Ecologistas, todos los lunes nos hace reflexionar :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. A esos en mi pueblo se les llama destripaterrones...
    Enhorabuena Sara y Juanlu.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa expresión, Rosa, pero parece muy apropiada :-)
      Besos.

      Eliminar
  15. En título le va genial. Realmente es una incongruencia muy bien expuesta. Y el dibujo, una exposición de detalles.
    Abrazos, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No falta nada en el dibujo de Juanlu, que dice todo y más de lo que expresa el texto.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios.