martes, 5 de noviembre de 2013

Abandono

Texto finalista semanal en el Concurso de Microrrelatos L'art d'escriure patrocinado por el programa cultural Wonderland de Ràdio 4.

Lloro en los rincones embarrando el polvo que se acumula por la desidia. Nunca abro las ventanas y cuando el día se acaba tampoco enciendo la luz. La ropa se me encoge cada vez que asalto la nevera y en el sofá de dos plazas —que antes usábamos juntos— ahora solo quepo yo. Hay momentos en que me gustaría desaparecer bajo el agua como un pez; o quizás mejor convertirme en sirena y cantar para ti, para que vuelvas aunque sea bajo el influjo de un encantamiento. Hay momentos, como este, en que me hundiría para siempre en la bañera. 




24 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Entiendo que no te guste, Anónimo. No relata una situación bonita. Tampoco es una reacción ante la adversidad que yo apruebe. Pero la idea es escribir sobre diferentes situaciones, buenas o malas; ponerle voz a todo tipo de personajes. Y en este caso, el tema es el abandono, en todos los sentidos.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Un historia que describe con tintes casi poéticos una situación de extrema tristeza y soledad, del dolor de la ausencia. Y sus consecuencias.
    Excelente Sara (como para no sentirme orgullosa de estar a tu lado).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible llegar a esos extremos de abandono.
      Gracias, Yolanda. Y enhorabuena también. Me han encantado esos relojes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Enhorabuena SAra! Siempre se te dan muy bien los relatos de sirenas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a menudo se me cuelan sirenas en los cuentos. ¿Qué tendrán que atraen tanto?
      Gracias Puri por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un abandono que a veces se siente, se palpa, aunque no se sepa definir...
    A mi me ha gustado mucho y los peces y las sirenas lo van a entender muy bien

    Ando poniéndome al día, amiga Sara
    Tenía "abandonadas" las visitas a los amigos.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Cabopá.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Describes la situación de abandono con naturalidad, pareciera ver a la protagonista hasta en su desidia caminando.

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que terminará dándose cuenta que esa desidia no la lleva a nada. Hay gente que toma las rupturas como una oportunidad de comenzar de nuevo, y gente que las toma como si fuera el fin del mundo...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Nadie sabe lo que es el silencio, cuál es su origen y su límite, cómo nace y cómo muere, cómo se transmite o se transforma. Hay gente que expresa sus setimientos y sólo nos fijamos en la parte soleada de esos sentimientos y no queremos ver su zona umbrosa. Yo habría querido avisar a mis amigos, para no preocuparlos y para no fastidiarles, por culpa de mi silencio surrealista. Sin embargo, un día, apareciste tú angustiada preguntando cómo estaba. Entonces mi recelo contra el silencio absurdo se convirtió en ira. Puedo sufrir estoicamente la mayor de las desgracias, pero no soporto el menor contratiempo en la vida de las personas que admiro y quiero.
    Después de haberte sacrificado tanto por las palabras ( mi verdadera debilidad ) y por mí, nada me hace más feliz que saber que disfrutas de tu silencio...


    Aún no he vuelto. Pero tenía que escribirte algo.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre son interesantes tus palabras, Amigo mortal. Me extrañaba no verte, ni por tu blog ni por aquí.
      A veces es necesario el silencio; reconforta cuando es buscado. Espero que estés bien. Y nos seguimos leyendo.

      Gracias por la visita, es bueno verte de nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues a mí me ha encantado. Sólo que me he quedado con ganas de empujarle a remar aunque el viento sople de frente.
    Precioso micro, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Remará, remará. Cuando encuentre el agua de la bañera ya fría, su cuerpo demasiado pesado, y los recuerdos caducos, comenzará a remar. Y saldrá a flote.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Se me escapa, se me escurre un poco, será el lomo de sirena, que no podía cantar su pena o quién sabe, si su es su voz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su voz quizás es demasiado débil para ser oída. O desafina y por eso es ignorada.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  9. Pues a mi me encanta Sara. Entiendo a ese anónimo. No a todo el mundo le gusta la crudeza de la realidad, sobre todo si está tan bien contada.
    Enhorabuena!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Me gusta ir a los extremos en los temas que escojo. Si en un micro todo es esperanza y afán de superación, en el otro es todo lo contrario. En uno puedo hablar de la muerte como un final, en otros como un comienzo de algo nuevo.
      Gracias por tu comentario, Arantza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Enhorabuena Sara. Poética del abandono diría yo.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  11. Muy poético y se aprecia la carga emotiva, pero el texto en si me parece mucho menos claro que lo que sueles escribir. En todo caso enhorabuena, que quién lo ha reconocido sabe de esto, no como yo. Y dicho todo con un ánimo constructivo.

    ResponderEliminar
  12. Sara, un microrrelato desgarrador. Muy contado y que te deja ese halo de soledad que sufre el protagonista.

    ¡Enhorabuena!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Una sirena que come de màs y seguramente desafina... El gris del abandono consume las ganas hasta desear hundirse.
    Enhorabuena por esta merecida selección, Sara

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Sara, he pasado a conocer este relato finalista y también tu blog. Con tu permiso me apunto de seguidor. Me ha gustado Abandono, creas muy bien una atmósfera de tristeza, melancolía y desesperación.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.