domingo, 18 de noviembre de 2012

Evasiones


Aquella noche de ruidos extraños en la azotea él me dejó sola en el sofá, con algo más que una película a medias; y cuando regresó al rato diciendo que nada ocurría allá arriba, supe que tampoco pasaría nada aquí abajo. Entonces me vestí dispuesta a irme, pero nunca llegué a salir por la puerta ni a ponerme el zapato que le lancé a la cara cuando reconoció que se inventaba excusas para no estar conmigo; en cambio me dirigí hacia el balcón para escapar por la cornisa, no sin antes echar una última mirada a mi tacón de aguja clavado mortalmente en su ojo. 



Este es un fragmento de una foto de Earthquakeboy.

16 comentarios:

  1. ¡Vaya carácter!. Mantiene bien el suspense, lo esperable era una reacción al revés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mujer de armas tomar :-)
      Un saludo, Cybrghost.

      Eliminar
  2. Final cruento y sorpresivo. Pero ante malas excusas, malas respuestas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos son los peligros que acarrean las reacciones violentas espontáneas. Quizás ella solo quería arrojarle un zapato, sin más...
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  3. ÉL? Un cobardica. Y ella? Muy tremenda.
    No, no parece que fuesen a tener un futuro como pareja, ahora... el como se desarrollaron las cosas y como nos las cuentas, Sara, cosa tuya, me ha gustado mucho. Directa y al grano, no podía ser de otro modo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa. El micro lo escribí de un tirón, como si la protagonista me lo estuviese contando. Cuando escribí el final pensé: ¡Ah, por eso dijo que nunca llegó a ponerse el zapato!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Mujer de armas tomar, no digo que sin razones pero vaya, vaya, miedorrrrrr de aguja jeje

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, es que los tacones de aguja son muy peligrosos si son certeros.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. No dudo que se merecía un escarmiento, pero... ¡madre mia! qué escarmiento...

    Sorprendente final Sara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que el escarmiento se le haya ido de las manos...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Carmba Sara Ses final me ha descolocado. Ocurrente genialidad!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la protagonista también se sorprendió de que su zapatazo fuese tan certero :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Yo no uso zapatos de tacón por eso mismo. Por si me dieran ganas de clavarle mi aguja a alguien. ;) El final es soberbio, porque de repente, la pobrecita se re-arma y ya no hay quien le sople.

    Jaja ...y la ¡¡foto!! ¡qué bueno!.
    Besos Sara, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y huye como en las películas. Luego, a preparar una coartada :-)
      Gracias Laura por leerme. Besos.

      Eliminar
  8. ¡Wow! Qué final.
    Buenísimo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Me tomó el final por sopresa! un gran giro a la historia

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.