miércoles, 21 de noviembre de 2012

Por naturaleza

Este cuento ha participado en la convocatoria de Triple C denominada 

(Un proyecto colectivo para una serie de microrrelatos que, versionando los cuentos de los hermanos Grimm, describan una situación delincuencial.)

La princesa Aurora había recibido al nacer los dones de sus hadas madrinas, aunque no los defectos, que eran heredados. Mientras su madre aguardaba suspicaz a que abriese los párpados temiendo hallar en su mirada una réplica de sus ojos bizcos, su padre se acercó rengueando a comprobar que sus dos piernitas sonrosadas fueran del mismo tamaño. Si bien tras aquel primer escrutinio concluyeron que era una niña perfecta, con el paso de los años fueron convenciéndose de que no era así. La enorme belleza e inteligencia de Aurora solo era proporcional a su gran maldad. Los piadosos monarcas no cesaban de preguntarse a quién había salido la joven, hasta que un día recordaron a la tía Pérfida, que por sus fechorías había sido desterrada del reino. Preocupados por la suerte de su hija mandaron llamar al hada Azulinda, quien predijo que solo el beso de su alma gemela podría despertar en Aurora el gen del amor. Consciente de que ese príncipe azul tardaría un siglo en aparecer, el hada sumió a Aurora y a todos los habitantes del castillo en un largo y profundo sueño. Cien años después un apuesto joven llegó hasta el lecho de la bella durmiente y se arrodilló a su lado. Aurora entonces abrió los ojos y, sin darle tiempo a besarla, extrajo el puñal que guardaba bajo las sábanas y se lo clavó en el corazón. 


A mí me tocó versionar, como ya habréis adivinado, 
a La Bella Durmiente.

Pronto saldrá un PDF o libro digital donde se recogerán todos los textos participantes.

20 comentarios:

  1. Caray con Aurora... Vaya vuelta de tuerca, muy buena! (Genial el nombre de "Grimminología" xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo dulce y delicada que parecía... No hay que fiarse de los finales felices de los cuentos :-)
      Gracias por la visita, Andrea.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Uffffffffffff, que bella malvada... Muy buena tu versión Sara.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Eso, que ya estaba bien de finales felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había que darle un toque criminal, estaba en las bases :-) En los cuentos de hadas nunca faltan los malos muy malos, solo que no suelen ser los protagonistas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Genial tu bella y mala durmiente, Sara. Felicidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La mala durmiente" suena muy bien.
      Gracias, Rosy.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Brillante esta reescritura del clásico, Sara. Gana al original en verosimilitud.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí siempre me llamó la atención esa facilidad que tienen los personajes de los cuentos para dormirse o quedarse inconscientes por años sin que se altere la belleza y prestancia de sus cuerpos. Será cuestión de magia, de la que escasea en este mundo...
      Gracias, Pedro. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué pena. No parece que una bella joven de rostro angelical, pueda cometer un crimen premeditado, a sangre dormida y bastante fría. Una vuelta de tuerca triste para un cuento de hadas, pero de princesa malvada. No se lo cuentes a tu niño, Sara. Enséñale solo tu dibujo que es perfecto (yo creo que se te parece a ti, ¿no?)

    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cuentos infantiles clásicos que no hay que versionarlos para hacerlos macabros, ya lo son. Un día le compré a Daniel una recopilación de ellos, y tenían unos finales de espanto (tanto que tendrían que llamar al libro "Cuentos para no dormir").

      Besos, Petra.

      Eliminar
  7. Has logrado mantener el ritmo el lenguaje el ambiente del cuento original, pero poco a poco has dejado pistas/cambios sutiles hasta... llegar al apuñalamiento final. ¿Lo que más me ha gustado? Ese aire de cuento de siempre, que nos sabemos de memoria.
    Yo, por mi parte, estoy deseando ver el libro o el pdf o lo que sea con todos los cuentos e ilustraciones juntos.
    Besos, Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy deseando ver esa publicación digital. Seguro que ha quedado fantástica.
      Gracias Luisa también por pasarte a leerme en el tallereo del relato y dejar tu opinión.
      Besos.

      Eliminar
  8. Felicidades Sara, sorprendente y muy bien llevado.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena Sara. Siempre es difícil hacer una labor de "reescritura creadora" y te ha resultado un personaje que esconde mucha maldad a pesar de su rostro angelical.

    El dibujo, como dice Petra, es muy dulce, pero no cuentes esto a tus niños ...no sea que no duerman. ;)

    Besos Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen ejercicio reescribir un cuento clásico para sacar de él una historia diferente, sin que pierda su esencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. No me vi venir ese final jamás. Y me encantó.
    ¡Felicitaciones!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Aurora no estaba dispuesta a que un beso la cambiara.
      Gracias, Juanito. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tus comentarios.