lunes, 4 de febrero de 2013

Asesino en serie

“Habrá que cortarlo en trocitos” se dijo al intentar embutir aquel voluminoso cuerpo en una maleta. Se disponía a proceder, serrucho en mano, cuando oyó golpes. Mientras corría la cortina de la bañera donde reposaba fláccidamente el cadáver pensó que sólo habían pasado cinco minutos desde que le dieran el encargo, y que era imposible cumplirlo en tan poco tiempo. Se encaminó temeroso hacia la puerta. Al abrir entró el asesino, que no dudó en dispararle al comprobar que no había acabado el trabajo. Lo acompañaba un nuevo ayudante. Éste debía deshacerse rápidamente de esos dos cuerpos si no quería ser el tercero.


22 comentarios:

  1. Genial entonces y ahora. Conozco tan bien tu obra...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le di un repaso y le lavé la cara, inspirada en tu comentario de entonces. Ves, yo también te recuerdo :-)
      Un abrazo, Amigo mortal.

      Eliminar
  2. En definitiva, todo es una cuestión de rapidez...
    Me gustó pensar en una larga cadena de cuerpos que se amontonan en la bañera.
    Un beso, Sara.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal parece que será así, teniendo en cuenta las exigencias tan difíciles de cumplir del "jefe".

      Un abrazo, Humberto.

      Eliminar
  3. Ja,ja,ja...El sábado estuve viendo la película sobre Hitchcock y claro cómo, no la escena de la ducha tan archifamosa...

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquella escena clásica de terror tenía su punto de elegancia. La mía es mucho más burda jajaja.

      Un abrazo, Cabopá.

      Eliminar
  4. Sí también pensé en Psicosis al leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que pelis como esas acrecientan las fobias. Hay quién ha dejado de ducharse por esa película jajaja.

      Gracias Mei por pasarte a leer.
      Besos.

      Eliminar
  5. Si no somos diligentes, nos quitan del medio. Me gustó Sara.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es en todos los trabajos... Por eso hay que cuidarse de trabajar con un asesino :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Mucha prisa debe darse. Muiy buen relato.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el dibujo!!! y la historia, es de esos micros que hay que leer de principio a final, hasta el título cuenta.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Ni matar y descuartizar se puede tranquilo...
    Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
  9. Ufff, qué momento. Genial, Sara.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Buf! psicosis en la cabeza y demasiados muertes potenciales....
    Buen relato breve Sara,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Otro tipo de "encargo en cadena". Qué nervios!! Eso sí que es presión en el trabajo, y lo demás son tonterías...

    Un besoooo, Sara.

    ResponderEliminar
  12. Estrés hasta para los asesinos en serie. Al paso que vamos los trabajos van a estar plagados de errores.

    Muy bueno.

    Abrazos dobles.

    ResponderEliminar
  13. Cierto que me gustó, Sara. Eres una buena narradora de mínimos (saludos)

    ResponderEliminar
  14. Si es que las interrupciones hacen que todo sea un caos. Ni matar y descuartizar se va a poder hacer ya tranquila y pausadamente.

    Un abrazo, pero sin cortinas en ducha alguna.

    ResponderEliminar
  15. Eso sí que es trabajar con presión.

    ResponderEliminar
  16. Desde luego que están mal las cosas que hasta los asesinos se cargan al servicio.
    El relato me ha gustado, pero el dibujo, el movimiento de la cortina, el color que has escogido me ha ENCANTADO.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.