lunes, 29 de abril de 2013

Maratón

Tras correr más de 40 km ininterrumpidos, Badú cayó al suelo desfallecido y sediento. Miró hacia atrás: los demás corredores eran aún puntos borrosos en la lejanía. Lo había conseguido. Era el primero en llegar al pozo de agua. 


22 comentarios:

  1. Hola, Sara.

    Maratón por necesidad de agua.
    Estupendo micro y estupenda ilustración. Ya se ve que se está desmadejando. Pobre Badú.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Towanda. Ya ves en qué condiciones llega Badú a la meta...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pero, ¿consigue nuestro amigo Badú beber agua?

    No seria el primero ni el último en morir en la orilla...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que se la bebió toda y no dejó nada para los que venían detrás. O tal vez era generoso, y la compartió...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un maratón que bien merece la pena. Muy bueno tu micro y le acompaña como siempre, esa excelente ilustración.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luchar para sobrevivir siempre merece la pena. Gracias Nani. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Excelente! En tan pocas palabras, das un giro que nos deja a todos con la boca seca, más que el sediento corredor. Lo triste es que esas corridas no son por deporte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son deporte, pero las corridas por la subsistencia son un buen entrenamiento.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Sabes que a mi país, Uruguay, llegan corredores africanos, especialmente de Kenia, y ganan todas las carreras. En sus historias de vida, generalmente, hay una niñez con experiencias como las de tu micro. Saludos.

      Eliminar
  5. La dura realidad olvidada. Estupendo.

    ResponderEliminar
  6. Nos atrae, no sólo aquello que necesitamos, sino también aquello que tememos. El conductismo, que busca quedarse en la superficie, lo consigue cuando dice que tendemos a repetir aquellas conductas que nos reportan satisfacción; el psicoanálisis, que gusta de las profundidades, reconoce un mecanismo extraño por el que tendemos a repetir lo que nos hizo daño. Yo siento a veces la llamada de lo real, lejos de todo espejismo...

    Un abrazo fuerte, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre vamos a por más; y a veces lo nos produce satisfacción es justamente lo que nos hace más daño.
      Quizás para llegar a lo real haya que bucear en nuestro interior, lejos de los espejismos que generan los pensamientos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La vida es un pozo seco que a veces se alegra cuando caen tus gotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena frase, Nel, muy buena.
      Me ha alegrado mucho tu regreso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Badu realiza su maratón de todos los días, por necesidad ¡eso es lo triste bajo mi punto de vista!. Un misionero en Africa me contó de las vivencias diarias para ir a por "agua" ....buf, desde entonces cada sorbo de ese preciado bien lo asimilo de distinta forma.

    Buen micro Sara, lleno de realidad. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros dejamos correr el agua del grifo sin control...
      Un abrazo, Laura.

      Eliminar
  9. Es desgarrador, Sara, por cuanto contiene de realiidad cotidiana para tantos.

    un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La maratón de todos lo días para muchos por un bien tan básico para la vida...
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar
  10. Una maravilla. Carrera contra los demás por sobrevivir, contra uno mismo, contra la injusticia latente.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si al final la vida se reduce solo a eso, a una carrera por sobrevivir...
      Gracias, Miguel Ángel.

      Eliminar
  11. La carrera contra la sed.
    Brutal.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.